intraemprendedor en la empresa
BÚSQUEDA DE EMPLEO, MOTIVACIÓN-CARRERA PROFESIONAL

La empresa busca Intraemprendedor

Hoy tengo el placer de contar en el blog con Óscar Andaluz, que como buen intraemprendedor  dará respuesta a los siguientes puntos y alguno más: La importancia estratégica del intraemprendimiento en la PYME, por qué las empresas necesitan y buscan este tipo de talento, cómo convertirse en intraemprendedor y cómo ejercer influencia para poder ejecutar nuevas ideas  y modelos de negocio.


 

El intraempRENDIMIENTO

¿Clave en la estrategia de la empresa?

Últimamente se escribe, lee y habla mucho de Innovación.

Innovación por aquí, por acá y maracuyá…la Innovación cómo Factor Clave de Éxito para mantenerse, empezar, crecer, exportar y bla, bla, bla… hay ayudas, financiación, subvenciones, deducciones fiscales etc., etc…

Pero al final hay que pasar a la acción, del preocuparse al ocuparse y en mi opinión el movimiento se demuestra andando.

Para que las empresas puedan innovar hay que favorecer y crear un clima propicio para ello, y una forma clara de hacerlo es favorecer el intraemprendimiento. Es labor de la propiedad/dirección el  actuar como agente facilitador, no sólo aportando las herramientas de la propia empresa, sino incentivando el desarrollo de las ideas y su puesta en marcha al servicio de la compañía. En mi opinión, hay que pasar a la InnovACCIÓN con buenas píldoras de intraempRENDIMIENTO para sacarle el máximo RENDIMIENTO.

En general, en las grandes compañías la cultura de Innovación se tiene más asimilada y facilitan el “intraemprendimiento” de una forma estructurada con unas determinadas reglas, unos valores y ciertas dinámicas e inercias ya establecidas, quizá un intraemprendimiento algo “dirigido”.

Pero, qué pasa en las pequeñas y medianas empresas, en las PYMES? En la inmensa mayoría está todo por hacer. A inicio de 2015 en España el 99,88% del tejido empresarial era PYME. Si descontamos los “freelance” 53,6%, hay un 46,2% de empresas con potencial de poder “contratar o mantener” una figura/perfil intraemprendedor.

Bueno, al grano…”que a buen entendedor pocas palabras bastan”. Creo que no hace falta hacer muchos más números para darse cuenta que es en la PYME donde más posibilidades / necesidades / oportunidades para el intraemprendimiento puede haber.

Desde que empecé mi aventura en la vida laboral como ingeniero en prácticas tuve claro que quería hacer “cosas diferentes/nuevas” y hasta ahora es lo que he tratado de hacer buscándome la vida dentro de la misma empresa. Hace poco me enteré que dicen que tengo Talento y que soy intraemprendedor, hasta me han llamado hombre “super_acción”, vamos que me parto de la risa… En Aragón a la habilidad que tiene una persona “Talento” para pasar a la acción le llamamos RASMIA, así que no sé lo que soy, ni lo que tengo…pero voy a tratar de explicar cómo hago para ser lo que dicen que soy y poner un poquito de RASMIA en lo que hago. En la “mili” nos decían, pero ¿qué tenéis sangre u horchata?, pues eso, que corra la sangre por las venas.

Voy a tratar de compartir mi experiencia, que está limitada al mundo PYME, y reflejar cómo vivo el intraemprendimiento. No pretendo que sea una guía genérica, ya que cada organización tiene su cultura, pero espero que sea una ayuda sobre lo que te puedes encontrar. Ya avanzo que, por lo que yo he hablado con la gente, como se suele decir  “en todas las casas cuecen habas y en la mía a peroladas”.

Con el fin de poner un cierto orden voy a seguir el siguiente guión en mi exposición:

A) ¿Por qué es fundamental este perfil en la empresa?

B) ¿Qué características tiene un intraemprendedor?

C) ¿Cómo proponer cambios en la organización?

D) ¿Cómo influir?

E) ¿Cómo analizar información?

F) ¿Cómo convertirse en intraemprendedor y por qué?

G) ¿Por qué las empresas apuestan por los intraemprendedores?

 

¿Por qué es fundamental este perfil en la empresa?

Al final todo se reduce a que las palabras se las lleva el viento y las ideas, si no se ejecutan, no sirven de nada. Hay gente que se limita a decir: habría que hacer, esto podría ser, esto es imposible…hablar y hablar, ¡narices hazlo y prueba!

Alguien en la empresa tiene que propiciar cambios, cosas nuevas, ideas nuevas, formas diferentes de hacer las cosas y perseguir que se prueben y, si van bien, que se implanten. Pienso que, al final, la empresa que no hace cambios está avocada a morir.

Por otro lado, la empresa que actualmente tiene la fortuna de ir bien, está muy ocupada en atender/dar servicio y satisfacción a sus clientes. Por lo que necesita destinar personas donde su trabajo “full time” sea eso: cambiar las cosas, crear productos/servicios nuevos, con la idea de mantener, mejorar y poner en acción las ideas propuestas.

Hace falta personas que impulsen, que fomenten la innovación y sean capaces de extraer de los demás sus ideas con pocas palabras, que tengan un “bluetooth especial” para captar las ideas que la gente de la organización trata de explicar, que sean un elemento facilitador y catalizador, que sepan de qué hilos tirar y qué solapa levantar, en definitiva, que les “hierva la sangre”.

¿Qué características tiene un intraemprendedor?

  • Conocimiento medio/alto de la materia en la que vas a proponer/realizar y gestionar cambios, te va a tocar hacer y justificar muchas cosas a ti mismo y superar las reticencias al cambio, vas a tener que demostrar que funcionan los cambios, sobre todo en los principios, para ganar credibilidad.
  • Hay que ser un sin vergüenza creativo, ya sabes… “el que tiene vergüenza ni come ni almuerza”.
  • Crecerse ante la adversidad, el típico “¿cómo qué no?”, “ahora verás!”
  • Fundamental «Tener más moral que el alcoyano».
  • No sé si tiene algún nombre para definir la capacidad de, cuando las cosas no salen a la primera, ni a la segunda…, animar tú mismo incluso a quién ha depositado la confianza en ti. Inventando la palabreja la podríamos llamar ”induciresiliencia” : capacidad de inducir resiliencia.
  • Características intraemprendedorSer “disruptivo” con cierta dosis de “rebeldía”, teniendo claro que la diferencia entre la medicina y el veneno está en la dosis.
  • Sentido del humor. Pienso que es una buena herramienta para tratar los asuntos, bueno, malo te ayuda a ser asertivo. A mí me funciona. Además te lo pasas bien, eso sí… tienes que estar dispuesto a admitir la broma, alguna “te cascan” con mensaje subliminal. El sentido del humor es clave para desdramatizar y encajar los resultados adversos.
  • Hacer deporte y actividades variadas, en grupo y solitario, creativo y de resistencia. En mi caso, como algo creativo, voy a bailar, además de hacer ejercicio físico intenso, te relacionas con gente, preparas un coreografía coordinada, también ayuda a perder la vergüenza y a superar el qué dirán (imagínate en una sala con 20 mujeres con un escaparate que da una sala donde te ve todo el gimnasio lleno de músculos masculinos haciendo pesas, ¿a que asusta?). Como actividad de resistencia, me gusta la bicicleta de montaña: aunque vas con gente, tienes que darle tú al pedal y hay momentos en los que te toca luchar contra tu mente para llegar a la cima; el descenso te ayuda a practicar la concentración después del agotador ascenso y lo mejor, el “almuerzo”, ese par de huevos fritos con chorizo y una jarra de cerveza con los compañeros de fatiga comentando y riéndote de las aventurillas que hemos pasado.
  • Tienes que ser creativo (se puede aprender), asumir riesgos (te tiras a la piscina), enfocado a la Estrategia de la organización, con capacidad para poner en marcha de forma ágil las innovaciones elegidas e implicar a la gente.

¿Cómo proponer cambios en la organización?

Anteriormente he mencionado la importancia del apoyo de la propiedad/dirección.

El intraemprendedor, de alguna manera, debe tener acceso/comunicación directa con la propiedad/dirección, algún tipo de foro común (comité de dirección, comité producto, comité de innovación/proyectos…), de manera que la propuesta de cambios llegue directamente al grano y a la cabeza. Tratando de buscar consenso y ya es genial que el “SUPER” dé el pistoletazo de salida, porque así la cosa va más “rodada”.

Es importante elegir el momento, lamentablemente, como en casi todo, cuando mejor funcionan las ideas es cuando dan solución a un problema (una reducción de costes (proceso/producto/servicio), la solución técnica a un nuevo reto, una incidencia de calidad de producto/servicio…), es entonces cuando más receptivo se está a la escucha activa, vamos el típico “a la fuerza ahorcan”.

No digo que haya que esperar a que haya problemas, mi experiencia me dice que cuesta más cuando no hay una necesidad latente. Pero tampoco hay que darse mal, ya que eso es señal de que la cosa va bien, por lo cual hay que esperar a que llegue el momento oportuno.

¿Cómo influir?

Más que influir yo diría persuadir, convencer con argumentos fundamentados y no con palabrería y porque lo digo yo… también es importante poner emoción, la emoción es como un campo de energía que se transmite y contagia.

Pienso que la mejor forma de “persuadir” es empezando a hacer las cosas/cambios tú, practicar con el ejemplo y, por supuesto, lograr resultados positivos. Que haya ciertos resultados malos es muy bueno, lo hace difícil y la da más valor al logro, a veces hace falta “provocar fallos controlados” y sirve como “Know how not to do”, personalmente creo que el verdadero conocimiento está en saber cómo NO hacer. Al final nada es infalible.

Conforme obtienes resultados favorables vas ganando autoconfianza y credibilidad. Es importante al principio identificar retos alcanzables, eso que para ti está “chupao” y para los demás no y es imposible. Aunque luego hablarán de que no es para tanto, pero resulta que se ha logrado y antes decían que no se podía, que era imposible.

Pienso que tener influencia es consecuencia de tu credibilidad.

Es bueno pedir a otros colaboración e ideas y ponerlas en marcha. A veces estás casi seguro de que esa idea no va a funcionar, pero es mejor no decirlo e intentar que, con algún aporte tuyo como si de trabajo en equipo se tratara, hacer que funcione su idea y que se reconozca el éxito y celebrarlo, aunque sea un “insignificante” choque de palmas de la mano.

¿Cómo analizar información?

Quizá por deformación profesional, la mente se me va siempre a la anticipación del fallo, suelo buscar problemas y plantear soluciones. Leyendo patentes se aprende mucho. Se ve cómo plantean un problema o identifican una mejora del momento y cómo lo solucionan.

Antes de lanzarte a la piscina para proponer la idea, de alguna manera la tienes que probar. Las ideas que veo que tienen rápida aplicación y que dan buenos resultados intento que se hagan rápido y soy muy insistente, lo mejor es traducirlo a Euros.

Que se decida trabajar en una idea no quiere decir que al final acabe funcionando, a veces no resulta como esperabas, hay que estar preparado para ello.

A veces se obtienen resultados positivos sorprendentes que no esperabas, y es importante comprender el porqué para lograr reproducirlo, igual incluso se pueden obtener patentes de tus productos/servicios asociados a métodos de producción.

¿Cómo convertirse en intraemprendedor y por qué?

Ser intraemprendedor supone no pasar desapercibido, la gente va hablar de ti, para lo bueno y para lo malo, siendo el objetivo de críticas a veces injustas. Desde luego si se decide ser intraemprendedor hay que olvidarse del “anonimato” y ser consciente de que, en las empresas, la gente suele hablar más (cuchicheos) de las cosas que salen mal, que de las que salen bien.

Entiendo que en cada organización será diferente, pero las propuestas hay que hacerlas llegar a lo más alto, y estar preparado para tener personas que estarán en contra, prepararse para el trabajo en solitario y nadar contracorriente.

El convertirte en intraemprendedor es una forma de ir creciendo profesionalmente, de evitar la frustración y, en definitiva, de no aborrecer tu trabajo. El trabajo ideal no siempre está fuera ni tampoco existe la empresa perfecta y quizá la solución esté en reinventar lo que tienes. Hay momentos en la vida que te encuentras en un cruce de caminos y tienes que elegir el camino a seguir y posiblemente si te encuentras en esa tesitura es porque tienes ciertos aires de “emprendedor”. Además, en un futuro no muy lejano con el grado de robotización que se espera, los trabajos rutinarios meramente operativos no los van a hacer las personas. Por eso, quizá un nuevo trabajo sea “intraemprendedor”.

¿Por qué las empresas apuestan por los intraemprendedores?

Creo que está claro, en mi opinión, que en toda empresa que va hacia adelante hay intraemprendedores, sino ésta desaparece.

Bajo mi punto de vista, ninguna empresa hoy en día se puede permitir el lujo de no dar apoyo al intraemprendedor: debe detectarlo y darle un entorno en el que poder desarrollarse. La forma de ser de este tipo de perfiles hace que esté obstinado a llevar a cabo sus ideas y proyectos dentro de la propia organización.

El riego que corre la empresa que no facilite la labor de los intraemprendedores es que estos decidan buscar otra empresa de la competencia en la que poder hacerlo, o buscar su propio espacio, crear una propia empresa que se convertiría igualmente en competencia de la primera.

En definitiva, el intraemprendedor tiene y tendrá una función crítica en la empresa del actual siglo XXI.

¿Eres Intraemprendedor?


Óscar AndaluzComo el mismo dice, José Óscar Andaluz, es un “soñador con los ojos bien abiertos”. Es Ingeniero Técnico Industria y Master en Gestión de la Innovación. Ha desempeñado puestos de Responsable de Proyectos de I+D+i, Director de Logística y Director de Calidad. Actualmente es Responsable de Innovación en una empresa de Ingeniería Electromecánica, donde impulsa y liderara el desarrollo de ideas innovadoras, nuevos productos, tecnologías y procesos.

Podéis contactar con Óscar a través de su perfil Linkedin.

Manual busqueda de empleo gratis

Cero spam, podrás darte de baja cuando quieras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *