Trabajar de lo mio-reciclaje profesional
BÚSQUEDA DE EMPLEO

Quiero trabajar de lo mío | Reciclaje Profesional


Hoy tengo el placer de contar en el blog con Ángel Sánchez. Conocí a Ángel a través de Linkedin, me llamó la atención el extracto de su perfil y los cambios de puesto y sector que había realizado. Me pareció interesante traer al blog su testimonio para conocer como había gestionado este reciclaje profesional, como se había adaptado y que consejos podría aportar para aumentar el grado de empleabilidad. Autoconocimiento, proactividad, formación continua, reputación, contactos, esfuerzo, capacidad de adaptación y reciclaje profesional son algunos de los conceptos que subyacen al leer su testimonio.


 

¿Y qué es lo tuyo?

Dos amigos que después de algún tiempo sin verse se encuentran por la calle, y una vez dados los abrazos y saludos pertinentes, llegan esas preguntas que tantas veces hacemos y contestamos pero que algunas veces en estos tiempos que corren no son tan fáciles de contestar. ¿cómo estás?, cuanto tiempo sin saber de ti, ¿y la familia?……  hasta que llega “la pregunta” : ¿y el trabajo?. Obviamente no siempre se respondería igual según cada caso, pero actualmente la respuesta a eso, tristemente en muchos casos, ya se sabe antes de hacerla.

Recuerdo tiempos en los que se decían cosas como: “estoy quemao”, “en cuanto pueda me largo”, “les voy a mandar a tomar…….”, en el momento que encuentre algo “de lo mío” nos les doy ni los 15 días. ¡qué tiempo aquellos!, ¿alguien no ha escuchado eso alguna vez?. Personalmente no he tenido que usarlas, pero no eran extrañas a mí.

La realidad ahora dice que en muchos casos, demasiados casos, la respuesta se reduce a: “tengo trabajo” o “no tengo trabajo y llevo….. semanas, meses o años buscando”. Esto no exime que las respuestas mencionadas no se continúen usando. Es como algunos expertos dicen lo que se llama el “efecto retención” o, dicho en otras palabras, tengo que trabajar en lo que sea, donde sea pero a la primera ocasión me van a dejar de tomar el pelo y me busco algo de “lo mío”.

Personalmente me hace sentir un poco mal ver personas a las que aprecio sin alegría y casi sin esperanza de lo que pueda ocurrir mañana. Personas que pasan años preparándose para luego no poder trabajar en “lo suyo”, o mejor dicho para no poder trabajar en nada.

Y tú que estás leyendo estas letras seguramente ya estarás pensado, ¿pero este rollo de que va?.

Cuando José me propuso escribir para su Blog tuve algunas dudas de hacerlo, no me parece que mi caso sea demasiado especial pero como “soy como soy”, acepte el reto. Soy consciente que quizás muchos lectores no estarán conformes con alguno de los comentarios que pueda hacer, pero si todos pensásemos lo mismo no seriamos humanos y además siempre será con  educación, pero desde ahora pido disculpas si alguien se siente atacado u ofendido porque puedo asegurar que en ningún caso es esa mi intención.

Los años no pasan en balde y si estoy haciendo esto es porque a José le ha parecido que mi experiencia laboral y los sitios y movimientos que he tenido en ese ámbito podrían ayudar a alguien , en algún sentido, si fuesen un poco explicados, y a eso vamos o al menos voy a intentarlo.

Vivimos en momentos muy complicados y si consigo dar alguna idea o animar a alguien con esto ya estaré más que satisfecho.

No hace tantos años, salvo excepciones, las empresas de reclutamiento de personal, los departamentos de recursos humanos, etc., si veían que un candidato tenía una trayectoria laboral no lineal, con cambios de empleo e incluso con cambios de sector, se les generaba cierta incredulidad o al menos curiosidad sobre que había llevado a esa persona a esos cambios. Parecía que lo “adecuado” o aconsejable era estar 30 años en el mismo sector, incluso haciendo cosas parecidas, o con mejorías, pero siempre en una línea más o menos clara.

Llegó la famosa “crisis” y de repente nos encontramos con personas que después de 40 años en la misma empresa se quedaban sin trabajo, y que cuando se ponían a buscar un nuevo empleo, cuando se les preguntaba en las entrevistas de trabajo sobre su experiencia “solo” tenían eso.

Lo lamentable es que en ese momento se podían escuchar, de parte de los mismos de antes, cosas como “solo tiene experiencia en..” o “ya tiene taitantos años”….. y yo me pregunto: ¿solo 40 años de experiencia? ¿tiene algunos años? ¿alguien ha visto ofertas de trabajo donde te piden 3 carreras con 5 años de experiencia? Lo siento, a mí no me salen las cuentas, la gente tendría que “no cumplir” años para llegar a algunos requisitos de ofertas como esas.

No obstante este momento fue clave para aquellos que rápidamente adquirieron nuevas habilidades o conocimientos y sobre todo para aquellos que podían diferenciarse de otros candidatos por tener diferentes experiencias en diferentes cosas, ¡¡ahora sí !! ahora eso estaba de moda y las empresas no querían “solo” a una persona que apretase un botón, ya no se generaban tantas dudas sobre el candidato, querían a alguien que lo supiese limpiar y cambiarle la bombilla (con todo el respeto para quienes hagan eso). Ahora estábamos en el otro lado, y estaba mejor visto (salvo excepciones) que el empleado demostrase que se podía adaptar, aprender y hacer cosas diferentes en diferentes sectores y si podía ser gratis, mucho mejor, pero eso es otro tema… sigamos…

No me considero ni más listo ni más tonto que nadie, pero esto que acabo de contar, en parte, está basado en mi experiencia en algunas entrevistas de años atrás, porque si ahora, gracias a Dios, tengo trabajo es porque en algún momento cambie de trabajo, de sector y de conocimientos. No lo busque pero al encontrármelo intente hacer de eso algo positivo.

Yo he sido uno de los muchos que encontrándose “en la calle” por “políticas de empresa” de esas que no permitían más de 3 años de contratos sin luego “hacer fijo” y, ¡claro!, llegado el momento, “gracias por los servicios, ya sabes dónde está la puerta”. No siento rencor a esas empresas ya que realmente era lo que se vivía en ese momento, pero si sentí decepción porque no dieron ese “paso adelante” para con los empleados, teniendo en cuenta que fueron ellos mismos quienes, en algún caso, me habían buscado y traído desde otros lugares para “estar mejor”. Las cosas estaban así, pero dando algunas vueltas se podía encontrar otra cosa en relativamente poco tiempo, si no recuerdo mal, siempre he hablaba de unos 4 meses de promedio, eso quitaba drama en aquel momento, lo que tristemente ahora no ocurre incluso por años.

Ahora la pregunta sería: ¿Era esa la única causa de los cambios? O ¿lo buscaste?

Como ya he comentado, soy una persona curiosa por naturaleza, si algo me llama la atención no paro hasta ver cómo funciona, de que se compone o como se hace.

Esto en alguna ocasión  me ha acarreado algo de rechazo de parte de personas que se sentían amenazadas o que simplemente tenían falta de seguridad en lo que hacían.

Esta curiosidad de la que hablo me llevaba a aprender en las empresas en las que trabajaba, siempre con la idea de ser mejor cada día como trabajador, pero también como persona con un aumento continuo de conocimientos y habilidades.

Nunca he compartido la idea, que algunos intentan o intentaban difundir, sobre la “separación” de conocimientos y no estoy con aquellos que afirman que aprender algo como, por ejemplo, logística no tiene nada que ver con aprender informática, creatividad o salud en el trabajo. Se sostenía que tenías, en todos los casos, que saber mucho de una cosa, que eso es lo que realmente te hace valioso como empleado. Ahora hay cierta idea de que prefieren contratar a quienes saben lo suficiente de 5 cosas, ¿oh no?. Siempre hay excepciones a esto, que quede claro.

Quien vea mi vida laboral vera claramente esos “saltos” y para no ser solo una recopilación de momentos quizás lo mejor sea contar someramente un poco como se desarrollaron las cosas, ¿listos?

Todo lo que aprendemos lo podemos usar en más sitios de los que parece y eso mismo nos puede animar a aprender más cosas y no siempre tiene porque ser el dinero la causa de ese aprendizaje, aunque luego pueda resultar en otros trabajos como más o menos me paso a mí.

Es verdad que se requiere esfuerzo, ¡no te engañes!, las cosas no se aprenden solas ni se van a  meter en la cabeza por ir a sentarte en una academia donde se hable de eso. Para ejemplo comúnmente extendido… los idiomas. Los idiomas o se estudian o no se aprenden, y lo que es más importante, o se practican  o no valen ¡para nada!.

Aquella famosa frase de: “yo tengo nivel intermedio” y cuando se les propone seguir la conversación en ingles dicen: “bueno, bueno, yo leo y escribo bien, conversación tengo que mejorar. ¡señores!, (que no se me ofenda nadie) pero un idioma o lo hablas… mejor o peor… o no vale para nada… quizás valdría en el país de los mudos(con todo el respeto para ellos) pero no en un mundo donde tienes que usar skype…por cierto, ¿estamos al día en esas cosas y sabemos que es skype, verdad?.

Quizás en este instante estas con una ligera sonrisa y habrás pensado…

¿que si conozco skype me dice?, ¡a mí con esas!. Tienes razón, no soy quien para recordarte que algún estudio dice que el 80% de las ofertas de empleo nunca salen a luz. Si necesitas saber dónde puedes encontrarlas, deja de leer esto y ponte a usar google, ¡lo necesitas!.

No te asombres, vas a encontrar de todo, pero has pensado que las personas que tienen que seleccionar a otros, algunas veces también ellos tienen que buscar trabajo.

Me quedo atónito cuando haciendo una búsqueda, me encuentro que más del 70% de las personas de RRHH que ahora mismo están buscando trabajo no ponían “visible” una forma de contacto y en algunos casos decían algo así como : “Para contactar usar mi e-mail o móvil”, ¡alma de cántaro!, ¡¡¡Que no se ven esos datos por ningún lado!!!!, aunque quisiese no podría. ¡recordemos! Que hablamos de personas que en algún momento han descartado Currículums de otras personas, ¡qué ironía! Espero sinceramente que aprendan la lección.

¿Y cómo nos apañamos para usar todas las cosas que sabemos?, Veamos: Trabajar en una empresa de logística me enseño desde las cosas más básicas hasta como controlar un almacén y su personal, y me situó en momentos que resultaron oportunidades.

Por ejemplo, situaciones en las que había que tratar con personas de otros países en otro idioma. ¿que hice?. Me puse a estudiar idiomas. Reconozco que me pase de la raya porque me pudo “el ansia” y lo intenté con 3 al mismo tiempo y eso trabajando era demasiado, pero la cosa se quedó en uno y llegue a usarlo en el trabajo, luego lo he retomado y voy a por el tercero.

En ese mismo trabajo, durante algún tiempo llevé una parte del almacén relacionada con informática. Manejo y organización de toda clase de componentes informáticos y eso “calentó” otra vez “la neurona”….para los que no están familiarizados con el sector informático tienen que saber que tener conocimientos de Inglés es casi lo más importante, pero esto ya lo estaba haciendo así que me pregunte: ¿sería un buen complemento aprender otras cosas de informática?.

Seguro que ya sabes la respuesta. ¡Sí!, empecé a estudiar ofimática pero aquello me gustaba y termine aprendiendo lenguajes de programación como Visual Basic, Java o HTML.

Sabiendo Html ya podía hacer mis propias páginas web, entonces el asunto sería como usar eso.

Me gustaba hacerlas pero yo quería hacer algo para otra gente, y no solo para mí. Me puse a pensar (creatividad). ¡Lo encontré!, poco tiempo después ya había creado webs para alguna Federación deportiva… la que corresponde a mi hobby de toda la vida, para algún club de los que yo era miembro e incluso para algunas otras personas que al enterarse me lo  pidieron. Hablamos de los primeros años de “conocimiento general” de Internet en este País.

Por si alguien le pica la curiosidad, no me gané la vida con eso, pero disfruté haciendo algo que había aprendido y empecé algo que ahora se está volviendo muy, muy, muy importante, y que no es otra cosa que, “contactos”.

Mi día a día se trastocó cuando llegaron esos famosos 3 años comentados anteriormente y la frase “cuando una puerta se cierra…..”, dicho de otra manera…. “ a la p… calle”.

Ya llevaba tiempo aprendiendo cosas de informática, sin parar de buscar cosas nuevas por donde podía, y ocurrió que pasó por delante de mí la oportunidad de aprender a “fabricar” ordenadores. Créeme que cuando lo estaba aprendiendo nunca pensé que tiempo después sería mi siguiente trabajo.

Mi pobre ordenador y el de algún amigo cercano, sufrieron todas mis ganas de aprender y eso me costó tener que cambiar algún componente que quedo maltrecho después de mi delicada manipulación, ¡lo normal cuando se aprende!

Llega un momento que esos conocimientos se pueden incluir en el “curri” y “sonó la campana”. Me encontré haciendo por dinero lo que meses atrás hacia como favor a los amigos.

Cosas que había aprendido por curiosidad o por gusto llegaron a ser mi forma de vida.

Pero claro que esto no terminaba aquí, y durante los años que pasé en el “mundo Informático” aprendí todo lo pude, tanto dentro como fuera de la empresa, y di lo máximo que pude día a día hasta que llego “alguien con la camisa negra” y por traslado de la empresa nos envió a todos a casa. Y está bien decir que cumplió muy bien con todo y nunca podremos protestar por eso, aunque el trabajo se terminase y el resultado fuese “todos a casa”. Ahora ya no hablábamos de una experiencia pequeña, ahora habían sido años en ese sector y había que intentar seguir ese camino. Y otra vez a buscar…

Otra vez buscando trabajo después de muchos años en el mismo sitio me llevaba a intentar encontrar “algo” en alguno de los sectores que ya había estado pero aunque eso me ocupaba gran parte del tiempo nunca perdí la idea de “añadir algo” a mi saldo y por eso me pase horas y horas buscando toda clase de cursos y formación de todo tipo, sin cerrar la puerta a nada. Si eso es tener la mente abierta, entonces la mía es una autopista.

Llegado un momento determinado me plantee las cosas o sectores que supuestamente estarían siempre activos, y la idea llegó viendo un informativo en Tv cuando me di cuenta que uno de esos sectores que parecía que nunca desaparecería era la aviación.

Pero hablábamos de montones de posibilidades y niveles, así que me adapté a lo que podía llegar y me puse con ello. ¡Nunca sabes dónde llegará la idea, solo hay que tener la puerta abierta para que entre!

Ya tenía algunos cursos de ese sector localizados y, como estando en paro lo que no te falta es tiempo, me puse con ellos, y después de los meses de estudio llegó el resultado al poder encontrar trabajo una semana después de terminar el último curso, ¡prueba conseguida!. Era algo temporal pero era trabajo y me daba opciones  para practicar todo lo que aprendí en los cursos y mejorar los idiomas con su uso. Tristemente eso actualmente quizás no sea tan sencillo, pero no es imposible.

Siendo algo temporal no se podía parar. Había que seguir mirando adelante. Los cursos mencionados me daban formación para trabajar de cara al público en el aeropuerto o en Agencia de viajes y también para trabajar en labores cercanas a los aviones, pero me quedaba “un poco” y tenía que buscar la manera de hacer algo “en” los aviones.

Después de mirar y mirar, apareció una oferta de trabajo para labores básicas, muy básicas, pero dentro del sector aéreo. Conseguir la licencia necesaria para “tocar” los aviones directamente me suponían varios años y eso no lo hacía factible en ese momento, pero si se podían aprender otras cosas para hacer el mantenimiento de partes de los aviones. Nunca me ha importado mancharme las manos ni la ropa, trabajo es trabajo y por muy básico que sea, merece respeto. Pensar así me llevó a mi actual trabajo, en el cual ya estoy formado para realizar tareas complejas y comprometidas. ¡la neurona que no para!

Recopilando todo lo dicho, probablemente algunos lo achaquen todo a la suerte, a los contactos o al “enchufismo” pero la realidad es que, sin ser consciente de ello, buscaba trabajo teniendo trabajo y, para bien o para mal, lo que he logrado es gracias a que me he puesto manos a la obra aun cuando lo que más me apetecía era estar tirado en el sofá roncando la siesta. Ciertamente la logística me sigue valiendo… porque usamos almacén y componentes, los idiomas también, porque la aeronáutica es toda en “ingles”, evidentemente se usan sistemas informáticos propios de cada empresa, pero alguna idea de cómo usar un ordenador yo ya tenía, ¿a qué si?

Nadie puede predecir lo que pasara mañana y lo que hoy tienes, quizás mañana ya no lo tengas.

Aún y con todo, ¡la neurona quiere más!. Sigo aprendiendo cosas, mejorando los idiomas y aprendiendo otros nuevos, poco a poco, sin prisa. En este momento no es necesidad, son solo ganas de aprender.

Usando todos los recursos que hoy día Internet nos pone en nuestra casa, gratuitamente y sin descartar nada, se puede hacer un curso de resolución de problemas en el ámbito del trabajo o uno de cómo actuar en casos de emergencia o de otros cientos de materias distintas, y no nos engañemos que ser gratis no significa necesariamente ser malo.

Cursos respaldados por Universidades y de forma gratuita. ¡Es cierto! eso no es como estudiar una carrera pero te permite aprender cosas que quizás se usen o quizás no. ¿Cómo saberlo? ¡Que me quiten lo bailao!

Y decíamos al principio, ¿y qué es lo tuyo?, y yo respondo: “Aprender trabajando”.

Ni puedo, ni se, decir si mañana yo también tendré que buscar otra vez empleo, ¿Quién lo sabe?.

Pase lo que pase, seguiré aprendiendo cosas, toda clase de cosas porque personalmente me han ayudado a seguir adelante y no puedo dejar que eso pare.

Agradezco la oportunidad y espero no haber resultado demasiado aburrido. Como ya he comentado antes, si consigo que alguien tenga alguna idea nueva o se sienta un poco mejor, será suficiente para mí.

Un último comentario:

Si estás trabajando, no te pares sigue aprendiendo y no pongas como escusa el tiempo porque a mí también me gusta salir, ver la Tv o dormir la siesta, pero ¡si se quiere se puede!, si tienes trabajo las prisas son pocas.

Si no estás trabajando, ya sea que lleves poco o mucho tiempo buscando, no olvides nunca que cada persona es única y siempre tiene cosas que aportar. Cosas que quizás no tengas consciencia de ellas, por eso los reclutadores aconsejan hacer un “examen interno”.

Buscar trabajo es tu trabajo ahora y si antes eras una persona responsable, cumplidora con tus obligaciones y horarios en el trabajo, ahora también puedes serlo. Ponte horarios, lee todo lo que puedas sobre el tema, aprende cosas nuevas, algunas no tendrán que ver nada contigo pero, sean gratis o de pago, mañana te vendrán bien. Tu mente estará ocupada y lista para nuevos desafíos.

Y tú que lo estás pasando mal estarás pensando ¡¡qué fácil es decirlo!!, y no tengas duda que soy consciente de eso, pero estar a “ese lado” de la vida laboral solo lo puede entender alguien que paso tiempo allí. Aunque ahora es todo más complicado y seguramente los problemas son mayores  solo TÚ puedes pararte, el resto te quieren parar, no les dejes.

Mucho ánimo y para terminar no olvides que ayudar a otros, ayuda a uno mismo. Busca contactos profesionales, no para hacer colección sino para interaccionar, participa en foros, conferencias y en cualquier sitio o cosa que te de ideas. El trabajo algunas veces llega donde menos se busca, puedes creerme, yo lo he vivido.

Como se puede suponer, aquí se ha contado solo una parte y la más amigable. Es fácil decir o comentar ciertas cosas cuando se tiene trabajo, pero procuro no olvidar nunca que yo también lo pase mal en algunos momentos en los que parecía que no le importaba a nadie lo que me pasaba o por lo que estaba pasando. Sé cómo me sentía en aquellos momentos, varios momentos en diferentes situaciones de mi vida laboral y quiero pensar que entiendo “un poco” desde la distancia a aquellos que cada mañana ven todo más oscuro y que el único sonido que les gustaría escuchar es el del despertador para ir a “trabajar de lo suyo”.

Gracias

Ángel


Ángel Sánchez, es Mecánico de Componentes Aeronáuticos en este momento, realiza trabajos de mantenimiento, reparación y revisión de componentes aeronáuticos (inspección visual, ultra sonidos, cambios de cubierta, etc). En su actual taller trabajan con modelos de Airbus, Boeing, Embraer, entre otros para Cias. Aéreas Nacionales e Internacionales.

Puedes encontrarle en: Twitter y LinkedIn


 

 

Manual busqueda de empleo gratis

Cero spam, podrás darte de baja cuando quieras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *