fbpx

¿Cómo ser un buen director de empresa? Claves

Comparte este post

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Tabla de Contenidos

Esta es la pregunta que muchos gerentes a nivel medio, o incluso antes, se plantean cuando piensan acerca de sus aspiraciones a futuro. Es perfectamente comprensible que, habiendo alcanzado ya una posición de liderazgo se quiera seguir creciendo y el horizonte apunte hacia una posición de “Director”. Pero ¿qué significa ser Director en una organización? ¿Implica sólo más responsabilidades que un Gerente o hay algo más? ¿Qué funciones tiene, qué lo caracteriza y cómo te preparas?

Son muchas preguntas, pero trataremos de ir respondiendo cada una de manera bastante clara para que puedas diseñar tu propio plan de carrera con mucho foco, especialmente en cada una de las áreas que debes dominar hasta finalmente lograr esta ansiada posición.

¿Qué hace un buen director de empresa? Funciones

Un cargo de “Director” es una posición de liderazgo senior que puede ejercerse tanto en corporaciones como en organizaciones sin fines de lucro. En cualquiera de los casos, el papel es clave para guiar el departamento bajo tu responsabilidad hacia el cumplimiento de los objetivos estratégicos de la organización, manteniendo la misión de la empresa, sus valores, políticas, compliance y marco legal perfectamente alineados. Como ves, es una labor de mucha guía, dirección, toma de decisiones y visión a largo plazo. 

A nivel de interacción con otros miembros de la empresa, y a diferencia de los gerentes que promueven e incentivan el trabajo de sus reportes, un director suele tener un alto nivel de comunicación con los perfiles más altos de la empresa pues él mismo ya lo es. Esto implica salirse un poco de una visión solo de su departamento o área de responsabilidad y mirar más allá, especialmente cómo se engrana entre sí todas las áreas de la empresa para garantizar los objetivos estratégicos que se han establecido.

Revisemos con más detenimiento las principales responsabilidades -más que funciones- que realiza un director ejecutivo dentro de cualquier organización. Para ello, abarcaremos 7 grandes áreas dentro de las cuales se desarrollan dichas responsabilidades:

  1. Estrategia

Indudablemente, definir la estrategia de su área y colaborar con todo el comité en la definición de la estrategia de toda la empresa es la punta de lanza de todo director ejecutivo. Para ello, es importante tener claridad de la visión de la empresa, el entorno actual, las perspectivas a futuro, el mercado, el crecimiento que se estima alcanzar, entre otros factores. No es una responsabilidad sencilla pues además de definirla debe saber comunicar para involucrar y comprometer a todos hacia su ejecución.

¿Quieres avanzar en tu carrera y tener un plan para tus próximos pasos?

Somo Consultores de Carrera

  1. Alianzas

La empresa no opera sola, necesita de alianzas para garantizar el éxito de cada estrategia. Esto implica para el ejecutivo identificar quiénes pueden ser sus mejores aliados, qué puede ofrecerles y qué obtiene a cambio; es decir, cómo diseñar una relación ganar-ganar. Esto no es salir a hacer amigos. Es nutrir un network para que la solidez que se alcance el día de mañana resulte en una alianza poderosa que ayude en el crecimiento de la organización. 

  1. Operaciones

Por supuesto, toda estrategia debe aterrizarse en tácticas y procesos operativos concretos, por lo que la responsabilidad del director no será ejecutarlas sino dirigirlas y asegurar que cada una se cumple cómo ha sido definida. Más aún, hacer ajustes si algo no va bien en la operación y que pueda perjudicar la estrategia, lo cual implica intervenir para dar un nuevo rumbo y que cada operación se encamine hacia su logro.

  1. Cumplimiento

Mejor entendida como “complaince” por su término en inglés. Esta responsabilidad es lo que le da estabilidad a toda organización pues en la medida en que se cumplen las normas legales y se mantiene alerta de posibles riesgos en que pueda incurrir, es mucho más sólida y puede avanzar con seguridad en su estrategia. Los directores de las empresas deben tener la formación, o al menos la información de un asesor especializado, sobre el marco de cumplimiento en el que ha de mantenerse la organización y alertar sobre cualquier desvío que pueda suceder. 

  1. Talento

Ninguna empresa puede alcanzar sus objetivos si en ella no trabaja gente competente y talentosa. A diferencia de lo que se creía antes que HR era el responsable del talento en la organización, hoy sabemos que cada director debe mostrar un liderazgo que identifique, motive y reconozca a cada colaborador y el valor diferenciador que cada uno pueda ofrecer. Entender a la gente, empatizar con ellos, ayudarles a crecer, ser su coach y su mentor son solo algunas de las funciones que podríamos indicar que todo director con responsabilidad en el talento ha de cumplir.

  1. Cultura

A diferencia de las responsabilidades anteriores -y de muchas otras de otros empleados de la organización- la cultura no se implementa de la noche a la mañana, ni se define como una estrategia más en el papel. Es menos tangible y por tanto más compleja de desarrollar pero no imposible. La clave está en el comportamiento, el liderazgo y las acciones que promuevan los directores de la empresa y que definirá el tipo de cultura que se establecerá. Esta es una gran responsabilidad pues tendrá impacto en la gente, en su employer branding, en la motivación, su desempeño y finalmente la productividad.

  1. Reportes

Aquí no hago referencia a la elaboración de reportes en sí, sino al análisis y toma de decisiones frente a reportes que reciba de su equipo de trabajo, de asesores externos o de otros departamentos. Al director le llega muchísima información y por tanto su responsabilidad está en priorizarla, analizarla, identificar acciones y decisiones a realizar utilizándola de la mejor manera. 

como ser buen director

¿Cómo debe ser un director? Perfil y características 

Habiendo descrito las funciones no es difícil ya tener una idea de cuál es el perfil que debe tener un director de una organización. Sin embargo, para una comprensión aún más clara, revisemos el perfil desde dos puntos de vista: competencias directivas generales o habilidades blandas y competencias técnicas

Competencias generales / Habilidades blandas

  • Visión y planificación estratégica: es quizás una de las principales competencias pues es ésta la que le permitirá anticiparse y comprender los cambios del entorno, y establecer un plan estratégico que le permita aprovechar las oportunidades y garantizar la continuidad del negocio durante su ejecución. 
  • Liderazgo: entendido en su concepto amplio y también como liderazgo para el cambio pues ha de tener la capacidad para comunicar la visión estratégica y lograr la movilización de su equipo, con el fin de alcanzar su ejecución.
  • Capacidad analítica: tal y como indicaba en la función sobre “reportes” donde debe analizar la información que reciba, es comprender e identificar elementos claves de informes financieros y de mercado para la consecuente generación de propuestas de cambio.
  • Innovación: lo cual implica pensar fuera de la caja (think out of the box) para identificar oportunidades donde otros no la ven y diseño de estrategias novedosas.
  • Resiliencia: capaz de sobreponerse ante situaciones adversas, e incluso sacar aprendizajes que le permitan ser más fuerte frente a eventos similares en el futuro. 
  • Comunicación e influencia: que le permita garantizar un mensaje claro y efectivo dentro y fuera de la organización, ante diversos stakeholders y audiencias.
  • Empowerment: lo cual significa dar el poder necesario a su equipo para ejecución de acciones y cierto nivel de toma de decisiones; pues indudablemente no puede abarcar el detalle de muchas operaciones ya que le restaría foco a la estrategia que es su principal objetivo.

Competencias técnicas: 

Podríamos resumir en 5 áreas fundamentales aquellas sobre las cuales cualquier director ejecutivo debe tener un alto nivel de dominio, y más concretamente en el sector donde se desenvuelva, pues constituyen la base de sus responsabilidades. Estas son:

  • Finanzas: no solo saber comprender informes financieros y reportes de dicha área, sino saber cómo gestionar adecuadamente un presupuesto, optimizar los recursos y tomar decisiones entendiendo el impacto en costes, productividad y rentabilidad.
  • Legal y compliance: conocer los aspectos básicos legales y el marco de cumplimiento del cual se debe desarrollar la empresa según sea su sector. 
  • Personal: entendiendo que recursos humanos es un business partner pero que está entre sus responsabilidades dominar temas de gestión de personal, desde procesos de selección, onboarding y desarrollo de carrera.
  • Risk management: tener el conocimiento integral del proceso que implica la identificación, el análisis y la evaluación de riesgos, pues a partir de allí, deberá apoyar en el establecimiento de estrategias para su gestión. 

¿Buscas crecer profesionalmente? Somo Consultores de Carrera

Consejos para ser un buen directivo 

Internet está lleno de consejos y expertos (algunos no tanto) dando guías para lograr éxito en posiciones de alto nivel, más concretamente, en ser un directivo exitoso. Si bien muchos comparten puntos en común, he preferido centrarme en un autor en concreto: Simon Sinek. Su enfoque va más allá de un listado de competencias, de habilidades o de conocimientos que debe dominar un líder. Se centra en aspectos que están más en el interior de cada persona. Por ello, si quieres diferenciarte, mi recomendación es seguir estos consejos de Simon Sinek:

1. Identifica tu propósito: más allá de “Why” es identificar aquello que te hace levantarte de la cama por la mañana. Es la pasión por alcanzar una meta y que al final te permite sobrevivir a tus competidores. Te impulsa hacia adelante frente a la adversidad y te permite perseverar cuando tienes ganas de rendirte. Si demuestras esto, lo podrás transmitir a tu equipo y asegurar el éxito.

2. Liderazgo con coraje: implica priorizar sus objetivos y propósito por encima de otras cosas o presiones externas. Significa además mantenerse fiel y leal sobre aquello que se defiende. En pocas palabras, aprender a mantenerte firme y no hacer cambios ante ligeras dificultades siempre y cuando la causa por la cual se lucha es la correcta.

3. Equipo vulnerable: Según Sinek tener un equipo vulnerable es aquel que permite que sus miembros se sientan seguros de ser ellos mismos, donde se admite no saber algo y reconocer un error cometido sin temor a represalias. Si fomentas una cultura de este tipo tendrás contigo gente que confíe en ti y que logre mostrar su máximo potencial.

4. Adversario digno: los adversarios deben ser reconocidos y tratados con respeto, aunque el éxito o fracaso de la empresa no se mida en función de ellos. La competencia puede empujarnos a mejorar los productos, servicios, marketing, etc. de la propia empresa, pero el fin último debe estar centrado en esforzamos constantemente por convertirnos en una mejor versión de nosotros mismos. Si quieres destacarte como director ejecutivo, resalta la importancia de la competencia, pero recuérdale a tu equipo cuál su verdadero propósito y el esfuerzo que deben hacer para mejorar cada día.

5. Manual abierto: demasiadas organizaciones persiguen una causa variable con una estrategia fija, teoriza Sinek, en lugar de perseguir una causa fija con una estrategia variable. Tener un manual abierto significa que los líderes y las organizaciones están dispuestos a tener estrategias y planes flexibles que cambien según sea necesario para perseguir su propósito. Un libro de jugadas abierto también significa que seas transparente con tus estrategias, por lo que todos los miembros del equipo pueden estar literalmente en la misma página. Esto es fundamental en todo gran director de empresa.

Algunas frases interesantes de Simon Sinek refuerzan lo dicho en algunos de sus libros y que son la base de un buen liderazgo:

“El liderazgo no es un rango que se alcanza. Es una habilidad que necesitas practicar toda tu vida”.

“El liderazgo no se trata de estar a cargo, sino de cuidar de quienes están a tu cargo”.

“Los líderes están dispuestos a arriesgar sus propios recursos para proteger y hacer crecer a las personas”.

Así pues, podríamos añadir algunos valores que al estar presentes en un director ejecutivo, sin duda marcan la diferencia:

  • Confianza
  • Integridad
  • Honestidad
  • Disciplina
  • Responsabilidad

¿cómo llegar a ser director ejecutivo? ¿Cómo prepararte? 

Llegar a ser director ejecutivo no es algo que se da de la noche a la mañana ni se obtiene como promoción automática después de cumplir determinados requerimientos. Alcanzar esta posición es un paso que se da casi de manera natural luego de haber acumulado -y demostrado- años de experiencia, logros, relacionamiento, formación y exposición en el sector correspondiente. No obstante, trataré de focalizar en dos niveles de preparación que usualmente apoyan el alcance de dicho rol.

Preparación técnica

Si bien muchos directores no tienen formación universitaria, no dejan de tener una amplia formación en áreas de administración de empresas, finanzas, etc., mediante certificaciones cursos largos, etc. La experiencia ciertamente es importante, pero tener el conocimiento teórico ofrece una base importante que puede marca la diferencia a la hora de tomar decisiones claves dentro de la organización.

Internet ofrece diversas opciones de programas de formación a diferentes niveles que serán de gran soporte en el CV directivo a la hora de buscar empleos como director ejecutivo. Los requisitos para ingresar en ellos varían mucho por lo que tendrás bastantes opciones para escoger aquel que más se ajusta a tus necesidades.  

Preparación personal

El primer paso para la preparación personal es saber dónde te encuentras actualmente. Esto es, cuáles son tus fortalezas y debilidades. Para ello, en el mercado hay muchas herramientas y test que podrías hacer para determinar con mayor precisión con qué cuentas y dónde has de reconocer que no son tus puntos más sólidos. Nosotros podemos ayudarte a conocer tus fortalezas mediante el Strength profile y a partir de allí podrás tener una base inicial para saber dónde has de adquirir más experiencia y exposición, lo cual te ayudará para el logro de una posición como director ejecutivo.

como llegar a ser director de una empresa

Requisitos para ser director de una empresa 

Los requisitos para alcanzar una posición de director ejecutivo varían mucho según sea el tamaño de la organización, su línea de reporte, presupuesto, rentabilidad, entre otros factores. No obstante, los siguientes pudieran darte una idea de lo que en términos generales pudieras encontrar en los anuncios que aparecen en los portales de empleo:

  • Formación en el área de Administración de empresas, Finanzas, Administración comercial o similar.
  • Amplia experiencia (+8 años) en el área en concreto sobre la cual se aplica, tanto desde el punto de vista técnico como de gestión de equipos
  • Dominio del sector o del mercado dentro del cual se encuentra la empresa
  • Experiencia en el diseño y ejecución de estrategias organizacionales
  • Profundo conocimiento de conceptos financieros (presupuestos, pricing, rentabilidad, reportes y métricas financieras) 
  • Conocimiento de plataformas tecnológicas relevantes y softwares del área
  • Nivel avanzado del idioma inglés (el nivel pudiera variar según sea la frecuencia de contacto con otros mercados, pero sin duda es imprescindible en empresas multinacionales)

Si bien ya las mencionamos con anterioridad, vale la pena resaltar aquí que como director ejecutivo el liderazgo es una competencia fundamental, por lo que debe ir acompañada de una alta visión comercial y de negocio; planeación estratégica y habilidades interpersonales, de influencia y comunicación.

 Ser un buen director ejecutivo implica entender que nunca deja de aprender, siendo precisamente esta postura lo que le garantiza seguir creciendo y llegar más lejos. Por ello, si tu aspiración es alcanzar este rol, identifica lo que han hecho aquellos que admiras y traza un plan de carrera donde haya espacio para la formación técnica, tener un mentor, tener un coach y un alto nivel de escucha para poner en práctica todo lo que aprendas. Recuerda siempre que no hay una ruta única, dependerá de cada persona, y en ella habrá altos y bajos, retos y obstáculos. Lo clave será no desanimarse y mirar siempre hacia delante. 

Autora: Aixa Zerpa

¿Listo para el siguiente nivel en tu carrera? Planifica tu futuro

Somo Consultores de Carrera

Suscríbete a nuestra Newsletter
+6000 profesionales ya están usando este material

Recibe todas las actualizacionesdel blog y estos 3 mini-ebook gratis:

Comparte este post

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Otros posts que te pueden interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Hacemos tu Currículum y optimizamos LinkedIn

¿Quieres impulsarte hacia Entrevistas?

ANÁLISIS INICIAL DE TU CASO
Hacemos tu Currículum y optimizamos LinkedIn
¿Quieres preparar un Cambio Laboral con garantías?
Somos tu Career Partner de confianza. Ponemos estrategia, criterio y brillo en las candidaturas, damos forma a tu marca personal y te ponemos en pista de despegue para Entrevistas.
Líderes en Servicios de Carrera Profesional.
hacemos tu curriculum vitae

Expertos en redacción y diseño de CV y LinkedIn