FOL-Formación y orientación Laboral
BÚSQUEDA DE EMPLEO, MOTIVACIÓN-CARRERA PROFESIONAL

Reflexiones de un Profesor de FOL y sus alumnos

Fol-formación y orientación laboralHoy tengo el honor de contar en el blog con José Manuel RiquelmeProfesor y Jefe del Departamento Didáctico de Formación y Orientación Laboral en el IES Oretania de Linares (Jaén). José Manuel, es Licenciado en Derecho y docente por vocaciónprofesor desde hace 12 años, orienta a jóvenes y no tan jóvenes para un futuro profesional.

Puedes conectar con José Manuel, a través de su Linkedin o Twitter (@Jose_M_Riquelme)


José Manuel nos presenta una interesante y actual visión, propia y de sus alumnos, sobre el mercado de trabajo, el ajuste de los procesos de orientación y las necesidades reales. Un testimonio muy interesante de un Profesor de Formación y Orientación Laboral en contacto diario con la realidad actual.

Mi agradecimiento a José Manuel y a sus alumnos por prestarse a colaborar y exponer de forma tan clara su opinión.



FOL-Formación y orientación Laboral

En primer lugar quisiera agradecer a José Jiménez Alonso la oportunidad que me brinda de colaborar en su prestigioso Blog Orientación para el Empleo que es, bajo mi punto de vista, uno de los espacios más útiles y vanguardistas que existen en Internet para ayudar en el proceso de búsqueda de empleo, a toda aquella persona que se halle inmersa en la, muchas veces, dura e ingrata tarea de encontrar un puesto de trabajo, y que recomiendo siempre a cualquiera que esté interesado en todo aquello que concierne a la Orientación Profesional o Laboral.

En concreto, me encomienda José que, dado que soy profesor de la especialidad de Formación y Orientación Laboral en la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía, y, en consecuencia, estoy en permanente contacto con estudiantes, fundamentalmente jóvenes, aunque también imparto docencia a personas de edad más avanzada, que escribiese un artículo sobre cómo ven mis alumnos, futuros profesionales, el mundo laboral, qué incertidumbres tienen, qué les preocupa, qué inquietudes tienen, qué expectativas manifiestan sobre su futuro laboral, etc.

No es tan fácil como pueda parecer contestar a estas preguntas por variadas razones, la principal de ellas que cada estudiante es un mundo, y sus motivaciones, expectativas e intereses varían bastante en función de su edad, de su madurez personal y académico-profesional, así como de sus circunstancias personales.

Por ello, antes de escribir este post, aparte de que, evidentemente, voy a reflejar en él mi opinión sobre el tema propuesto, opinión fundamentada en los cerca de doce años de experiencia que llevo ejerciendo como docente, realicé un debate con mi alumnado de este año, compuesto por mujeres y hombres de edades comprendidas entre los 18 y los 47 años, para que expresaran su opinión sobre los aspectos descritos supra, de modo que así, toda aquella persona que tenga la amabilidad de leer este escrito pueda tener una idea aproximada de lo que piensan los estudiantes de hoy en día sobre su futuro laboral.

Los alumnos de FOL opinan

El debate fue muy enriquecedor, y como muestra de la opinión de los jóvenes sobre su futuro laboral, transcribo a continuación literalmente lo manifestado por una alumna del primer curso del Ciclo Formativo de Grado Superior de Audiología Protésica:

“Los miedos de salir al mundo laboral, por la situación actual del país, es no poder encontrar trabajo y sentir la frustración de no tener una recompensa después de tanto trabajo, de tanto estudio, esmero y dedicación, miedo a no poder demostrar los conocimientos teóricos y prácticos adquiridos, y no saber afrontar los distintos problemas que en el trabajo se nos pueden presentar.

Hoy en día en todos los puestos de trabajo nos piden una serie de requisitos entre los cuales el fundamental es el de la experiencia, y nosotros carecemos de ella, aunque al menos contamos con los tres meses más o menos de prácticas. En cualquier caso, a la hora de la verdad piden mucha experiencia, y crea un poco de desesperación el tener menos posibilidades a la hora de poder entrar en el mercado laboral por esa falta de experiencia.

Pero a pesar de esos inconvenientes tengo la esperanza y el alivio de que poseo una buena preparación, y de que con todos mis conocimientos, más mi esfuerzo y búsqueda, algún día, tarde o temprano, espero poder dedicarme a aquello para lo que me he formado y en lo que me gustaría trabajar, porque hay ofertas de trabajo y también diferentes contratos para personas recién salidas de estudiar, que aunque se cobre menos, pero al menos nos proporcionan una experiencia que nos viene muy bien”.

Primera reflexión: Proceso de orientación académica y profesional Individualizado y Temprano

Una vez que ha quedado reflejada en las líneas anteriores la opinión de mi alumnado actual, paso a exponer mi opinión sobre este tema.

En primer lugar, significar que no es lo mismo realizar un análisis de esta cuestión en alumnos/as que están cursando un Ciclo Formativo de Grado Medio, que en aquellos/as que estudian un Ciclo Formativo de Grado Superior, ya que en estos últimos, en la inmensa mayoría de los casos, cuando eligen un Ciclo de Grado Superior es porque, en principio, quieren trabajar en ese trabajo o en ese sector de actividad. No sucede lo mismo en el alumnado de Grado Medio, ya que, verbigracia, me he llegado a encontrar alumnos/as que, literalmente, han decidido estudiar un determinado Ciclo porque, ora le han obligado sus familias, ora porque no puedo salir de mi pueblo y en el pueblo solo existe este Ciclo. No quiero decir que esto sea la norma general, pero sucede con cierta frecuencia, y desde luego más de lo que sería deseable.

Ello me lleva a una primera reflexión, y es que el sistema educativo actual, en estrecha coordinación con los Servicios de Orientación así como con las familias, debería, principalmente en la última etapa de la Educación Secundaria Obligatoria, llevar a cabo con el alumnado un verdadero, integral e individualizado proceso de orientación académica y profesional, ya que en 4º de la ESO, el alumnado ha de tomar una serie de decisiones que son muy importantes para sus vidas, que les van a condicionar en un futuro inmediato, y sobre las que, sin ayuda alguna, se ven incapaces de adoptar (no olvidemos que estamos hablando de chicas y chicos de 15-16 años, y muchos de ellas/os no saben qué hacer en un futuro próximo), y aunque esas decisiones que acaban tomando no son irreversibles, sí que les supone perder algún año de su vida, sobre todo cuando no las adoptan ellos/as con total libertad y pleno conocimiento de las alternativas existentes, sino que se ven altamente influenciados por diversos factores relacionados, sobre todo, con su entorno personal y familiar más inmediato.

Como paradigma de lo expuesto en el párrafo anterior, puedo contar el caso que se me presentó con más de un/a alumno/a el año que fui tutor de 1º. de Bachillerato. Cuando indagué sobre cuáles eran sus expectativas laborales, una alumna me comentó que quería estudiar el Ciclo Formativo de Grado Superior en Dirección de Cocina, para el cual, y según el artículo 13 del Real Decreto 687/2010, de 20 de mayo, por el que se establece el título de Técnico Superior en Dirección de Cocina y se fijan sus enseñanzas mínimas: “Tendrán preferencia para acceder a este ciclo formativo aquellos alumnos que hayan cursado la modalidad de Bachillerato de Ciencias y Tecnología”. Pues bien, esta alumna estaba cursando el Bachillerato de Ciencias Sociales. Si nuestro alumnado recibiese una orientación académica y profesional adecuada, antes de tomar decisiones importantes sobre su futuro académico y laboral, todas estas situaciones se minimizarían, y nuestros jóvenes tendrían bastante más claro cuál es el itinerario formativo que han de recorrer en aras a conseguir su futura inserción laboral. Y para ello, y como expondré más abajo, considero esencial que esta orientación no se abordase en el último curso de la ESO de manera transversal, sino desde una perspectiva inclusiva e integral.

Orientación debería estar libre de sesgos de género

Otro aspecto que me parece esencial, es que esa orientación debería estar libre de sesgos sexistas, en el sentido de que es muy importante concienciar a nuestros jóvenes de que han de estudiar aquello que les guste realmente, porque siempre me encuentro Ciclos Formativos en los que es mayoritaria la presencia femenina o masculina de su alumnado, y una parte del mismo no se halla motivado para estudiar el Ciclo que están cursando, y cuando pregunto a los chavales por qué no han estudiado el Ciclo que realmente les gustaba, me dicen que, ya sea por propia iniciativa, ya sea porque su entorno les ha condicionado, no querían entrar en Ciclos en los que hubiese presencia mayoritaria de personas del otro sexo.

Este es un caballo de batalla al que me llevo enfrentando muchos años, y que solo se puede solucionar con la adecuada orientación que explicaba anteriormente, pero que además, según mi criterio, exige, aparte de una educación libre de sesgos sexistas desde el inicio de la escolarización en sus primeras etapas, una colaboración de la sociedad en general, y me atrevo a decir que de los medios de comunicación en particular, para que dejen de transmitir una imagen estereotipada de mujeres y hombres.

Herramientas básicas para buscar trabajo

Otra cuestión que me preocupa es que, con demasiada frecuencia, me encuentro a bastantes alumnos que, por ejemplo, no saben qué es LinkedIn, carecen de las estrategias elementales para elaborar una carta de presentación (que en ocasiones tampoco saben en qué consiste) o un curriculum vitae, ni han desarrollado las competencias básicas para enfrentarse a un proceso de selección de personal y, ni mucho menos, disponen de las destrezas o habilidades necesarias para planificar la búsqueda de un puesto de trabajo.

Evidentemente este es un terreno en el que el profesorado de mi especialidad y Blogs como este en el que escribo desarrollan un papel fundamental, pero, insisto, es una cuestión que debería implementarse al final de la Educación Secundaria Obligatoria, y no de manera transversal u ocasional, sino, según mi criterio, con una asignatura específica que abordase todo lo relacionado con la orientación académica y profesional.

Problemas de inserción de los Jovenes que nos afectan como sociedad

Otra característica de los jóvenes actuales es su pesimismo a la hora de encontrar un trabajo en un futuro relativamente cercano. En la práctica totalidad de los casos aseveran querer trabajar “en lo suyo”, no quisieran en principio tener que desplazarse para encontrar un empleo aunque al final acaban asumiendo que la movilidad geográfica (a nivel nacional e incluso internacional) es inevitable para ello, se consideran capacitados y bien preparados para ejercer la profesión para la que se han formado (y doy fe de que su cualificación profesional es, por lo general, muy buena), aunque asumen con resignación y tristeza que, muy posiblemente, acabarán trabajando en “algo” no relacionado con sus estudios y con contratos precarios, y, evidentemente, y como todo el mundo, quieren un trabajo que les procure un sustento digno y suficiente para poder vivir y formar su propia familia. A este particular, a veces no se tiene en cuenta en nuestra sociedad los problemas, demográficos y de tasa de relevo generacional entre otros, que conlleva que nuestros jóvenes no puedan formar un proyecto de vida al no encontrar trabajo porque no lo hay o, en ocasiones, porque no han podido estudiar un Ciclo o un Grado por problemas económicos aun existiendo becas. Sería primordial por ello concienciarse de que la educación, aunque sea un gasto, vista con perspectiva de futuro, es una inversión en capital humano que muchas veces no se aprovecha convenientemente o, en el peor de los casos, se pierde, y, al final, personas con alta cualificación, se ven obligadas a trabajar en ocupaciones que no sirven para que demuestren el potencial que llevan dentro, además de provocar en nuestros jóvenes una desmotivación e insatisfacción laboral y, como consecuencia de ello, problemas de autoestima en su autorrealización personal.

Ajuste de oferta formativa y demanda del mercado laboral

En este sentido quisiera hacer una consideración, y es que opino que no siempre nuestro sistema educativo (ya sea en la etapa de Formación Profesional o a nivel universitario) oferta la formación apropiada para los puestos de trabajo que el mercado laboral demanda en la actualidad, sobre todo en aquellas ocupaciones relacionadas con la innovación y el mundo digital (Big Data, ciberseguridad, comercio electrónico, internet de las cosas, aplicaciones móviles, o marketing digital entre otros). Sería deseable, recomendable y totalmente necesario que se acabase con esta disociación entre lo que se oferta académicamente y lo que demanda laboralmente, y no solamente ya en el ámbito educativo, sino también en el sistema de Formación Profesional para el Empleo, dirigido a desempleados y a trabajadores en activo, para que aquellos puedan reinsertarse de nuevo laboralmente, y estos vean actualizadas permanentemente sus cualificaciones profesionales según las exigencias que demanda el mercado de trabajo basadas, fundamentalmente, en las competencias y destrezas que requieren las Nuevas Tecnologías.

Afrontar el requisito de la experiencia

Finalmente, los jóvenes significan que el mayor obstáculo al que se enfrentan es que, para poder trabajar, se les pide una experiencia de la que carecen porque nadie les da la oportunidad de trabajar esa primera o segunda vez que les faculte para poder tener esa deseada y demandada experiencia.

Por tanto, los estudiantes se encuentran en una especie de círculo vicioso del que no les es fácil salir. Es nuestra obligación como profesionales de la Orientación Laboral enseñarles que hay otros caminos como los períodos de prácticas no laborales, la Formación en Centros de Trabajo o el voluntariado para poder suplir esa carencia de experiencia, aunque no estaría de más que, desde las instancias que correspondan, se facilitase mucho más y mejor la inserción laboral de los jóvenes con contratos como el de prácticas o el de formación y aprendizaje, este último íntimamente relacionado con la Formación Profesional Dual, pero eso sí, procurando evitar, en la medida de lo posible, la precariedad en las condiciones de trabajo e incluso el abuso que, en ocasiones, conllevan estas y otras modalidades de contratación.

Emprendimiento, otra alternativa a potenciar

Y en última instancia, y también relacionado con lo anterior, hay que inculcar mucho más el espíritu emprendedor en nuestros estudiantes como una opción muy válida y alternativa al trabajo por cuenta ajena, y para ello es fundamental el trabajo conjunto y coordinado del sistema educativo con el ámbito empresarial, sindical y político para facilitar que los jóvenes tengan iniciativa emprendedora y puedan ser viables en un futuro sus ideas de negocio, facilitando todos los trámites necesarios para constituir una empresa, y enseñándoles, por ejemplo, todas las posibles alternativas de que disponen para la puesta en marcha y financiación de su negocio, alternativas que, hoy en día, no son únicamente los préstamos o créditos bancarios, ya que existen otros métodos de buscar recursos, aparte de las ayudas y subvenciones que proporcionan diversos organismos oficiales o entidades privadas, tales como las Sociedades de Garantía Recíproca y las de Capital Riesgo, los Business Angels, o las Plataformas de Crowdfunding, Equity y Crowdlending, entre otros métodos de financiación.

Y ya para acabar, agradecer en primer lugar a todos los que hayan tenido la paciencia y amabilidad de leer este post, y animarles a que, en la medida de nuestras posibilidades, todos contribuyamos a que nuestros jóvenes, que créanme si les digo que, pese a las graves y severas lagunas y deficiencias de nuestro sistema educativo, están, al menos en lo que a su cualificación profesional se refiere, suficientemente preparados, puedan, lo antes posible, demostrar sus habilidades y capacidades, y procurarse una adecuada y digna inserción en el mercado laboral porque, no nos engañemos ni lo olvidemos, ellos son, por supuesto, el presente, pero también, y lo que es más importante, el futuro de nuestra sociedad.

Manual busqueda de empleo gratis

Cero spam, podrás darte de baja cuando quieras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *