10 pasos para convertir lo que sabes en Autoempleo
AUTOEMPLEO, CREA TU BLOG

10 pasos para convertir lo que sabes en Autoempleo

Capitaliza tu experiencia, convierte lo que sabes en un servicio. 10 pasos para convertir lo que sabes en autoempleo.

Como te habrás dado cuenta, si eres un habitual del blog, soy un enamorado de los emprendimientos, de los emprendedores que día tras día se levantan con la idea de avanzar un paso más en el desarrollo de su negocio, movidos por una motivación y una pasión que admiro.

Quizás a ti también te pasa, y es que la idea de emprender tiene mucho atractivo, sobre todo, cuando nos fijamos en los emprendimientos de éxito.

Pero no voy a hablar de esos grandes emprendimientos mediatizados, que no están al alcance de todos. Os voy a hablar del Autoempleo, que sí está al alcance del 100% de nosotros.

Para concretar más voy a hablarte de cómo convertir lo que sabes hacer en un servicio que vender.

10 Pasos para convertir lo que sabes hacer en un Autoempleo:

1. Haz una lista de lo que sabes hacer

Arrancar es lo que más cuesta, no quiero desanimarte pero es cierto que los primeros pasos cuestan, es difícil tomar el rumbo, tomar las primeras decisiones, todo se ve muy lejano, hay mucho por hacer y muchos obstáculos que superar, ¡pero se puede!

Para simplificar el proceso te sugiero que hagas una lista con:

–          Funciones y tareas en las que tienes experiencia gracias a anteriores trabajos.

–          Funciones y tareas que puedes realizar aunque nunca te hayas dedicado profesionalmente a ello. Pero que dominas ya sea por necesidad o por afición (no hace falta que seas un súperprofesional, con saber hacer es suficiente, ya irás mejorando). Aquí puedes englobar desde repostería, cuidado de niños, paseo de perros, clases particulares, bisutería, goma Eva, running, senderismo, hay miles de ejemplos.

–          Conocimientos y estudios. Si no tienes mucha experiencia profesional o quieres dar un cambio radical, no pasa nada, puedes montar un servicio a partir de tu formación y conocimientos aunque necesitarás algo más de tiempo.

Perfecto ya tienes tu lista, seguro que te has dejado cosas, porque no somos conscientes de la cantidad de cosas que sabemos hacer, si se te ocurren más ve completando la lista sobre la marcha.

Ahora pondera cuáles de las cosas de tu lista te gustan más, valorándolas de 1 a 10. Haz una segunda valoración, también de 1 a 10, pero ahora hazlo en función del grado de acogida que tendrían para potenciales clientes.

2. Elección.

Con las valoraciones, tu intuición y lo que realmente te apetece hacer ya tendrás algunas candidatas para montar un servicio alrededor de ellas.

No te preocupes si  no lo ves claro, no todos tenemos la suerte de ver clara nuestra vocación o nuestra pasión a primera vista. Pero no esperes a que por arte de magia un día se abra el cielo y una luz cálida apunte a tu verdadera vocación y todo cobre sentido. Perdón por la ironía, pero esto no funciona así.

La vocación se puede construir, si le dedicas el suficiente tiempo e ilusión a algo lo puedes convertir en una pasión. Cada vez te sentirás más profesional, más cómodo, más experto y esto hace que te sientas motivado y vinculado a esa profesión.

Asique arranca, prueba y construye tu pasión.

De la actividad surgen más actividad y oportunidades. De la inactividad solo surge desánimo y apatía.

Tomate tiempo para elegir un camino, porque es importante que te focalices en él, para no dar bandazos de un lado a otro que, sólo, te harán perder el tiempo y la motivación.

3. Testea tu idea

Has hecho tu elección, enhorabuena, ahora vamos a enfrentarla con el mercado. Necesitas obtener indicadores de que el servicio que quieres ofrecer tendrá aceptación en el mercado.

Indicador 1: Trabajo gratis.

¿Has realizado este servicio gratis alguna vez?

Todos  nos hemos puesto al servicio de nuestro entorno de forma desinteresada alguna vez. Yo he realizado muchos CVs y he pasado muchas horas dedicadas a orientar sobre materia laboral. Seguro que a ti también te ha pasanodo ¿no?.

También he pedido ayuda, de todo tipo, a mis amigos: para que me arreglen el ordenador, me limpien los virus informáticos, me arreglen la cisterna, me resuelvan dudas legales, me ayuden con un diseño en Photoshop, me ayuden con una normalización masiva de datos en Excel, ¿te suena de algo todo esto?

Todos hemos puesto a disposición de nuestro entorno nuestros conocimientos y experiencia y todos hemos necesitado de los conocimientos y experiencia de nuestro entorno.

Si hay personas de tu entorno que necesitan de tus habilidades habrá personas/empresas que también las necesiten y estén dispuestas a pagar por ellas. Merece la pena explorar esta vía y descubrir hasta dónde podemos llegar.

Indicador 2: La competencia.

Lo siguiente que te propongo es comprobar quién está ofreciendo servicios parecidos. Para esto vamos a hacer búsquedas en internet.

Prepara un mínimo de 10 criterios de búsqueda distintos, no te conformes con hacer dos o tres búsquedas.

Si encuentras competencia, enhorabuena, significa que puede haber potencial. Qué hay demasiada competencia no te preocupes, de momento, simplemente tendrás que evaluar más en detalle qué ofrecen y ver de qué forma puedes ofrecer un servicio que mejore, aporte algo diferente o más especializado a lo que hay.

Qué pasa si nadie lo está haciendo, ¡busca mejor!, seguro que hay alguien que lo está haciendo ya. Qué no hay nadie, ¡ok!, buenas y malas noticias, si no hay nadie haciendo tu servicio puede ser que no haya mercado o que seas el primero (esto último es lo más raro).

La última forma de testear, y la más eficaz,  te la cuento en un punto a parte (punto 4).

4. Producto mínimo viable

Es importante salir a vender y enfrentarse con el mercado cuanto antes. El producto mínimo viable es precisamente un producto o servicio básico que te permite salir al mercado y testear tu modelo de negocio en el mundo real.

Lo que intentamos con esto es evitar perder tiempo perfeccionando y completando un producto/servicio que, quizás, luego no interese al cliente.

Con el producto mínimo viable conseguimos salir rápido al mercado, testear el modelo en modo real e ir ampliando funcionalidades según vayamos recibiendo feedback del cliente.

Con todo  esto habremos ahorrado tiempo y recursos.

5. Especialización-nicho-target

El siguiente paso, y uno de los más importantes, es identificar a nuestra tipología de cliente. ¿A quién vas a vender tu producto o servicio?

Cuanto más concreto seas mejor. Un error muy habitual es ser muy generalista con la esperanza de abarcar más y cubrir más mercado. Pero ya nadie contrata generalistas, si puede elegir a un especialista, y si no fíjate en ti mismo cuando haces búsquedas o compras por internet.

Por ejemplo: eres un aficionado al trekkinn y quieres comprar calzado para practicarlo. ¿Cómo haces la búsqueda? “calzado deporte” o “calzado trekkinn”  ¿qué web te da mayor seguridad: una tienda online de deporte o una tienda especializada en trekkinn?

Otro ejemplo, buscas asesoramiento en alimentación vegana, ¿dónde buscas la información, en una web generalista de nutrición o en una web especializada en nutrición vegana?

Cuanto más especializado estés y más acotado tengas a tu cliente ideal ¡mejor!.

Toma otra vez papel y lápiz (el portátil también vale ;-))y define a tu cliente ideal y ponle nombre, cuanto más sepas de él mejor: sexo, edad, profesión, dónde reside, nacionalidad, poder adquisitivo, etc.

Haz el mismo ejercicio si tu cliente target es una empresa.

Una vez identificado tu cliente objetivo tienes que saber dónde vas a encontrarlo. Ahora, con un mundo tan conectado por las redes, es más sencillo saber dónde están tus clientes y dirigirte a ellos.

6. Precio

Este punto, también, es importante y no es fácil poner un precio a lo que sabemos hacer.

El primer consejo es que no subestimes tu trabajo.

Mide el tiempo que te lleva realizar el producto/servicio.

Analiza los precios de la competencia.

No intentes competir con precio. Compite con calidad, plazos de entrega, atención al cliente, etc.

En cuanto a las formas de pago, lo mejor es tener todas las formas de pago posible con el objetivo de facilitar la venta.

7. Procedimiento

Aunque en las primeras fases de creación de un emprendimiento elaborar procedimientos es un fastidio, a la larga te alegrarás. Comienza por los procedimientos básicos e importantes.

Describe cuál será el flujo desde que entra un pedido hasta que lo entregas. Imagina que un cliente contrata tu servicio, cuál va a ser el plazo de entrega, en qué formato lo entregarás, cuándo realizará el pago el cliente, cuándo vas a dar por finalizado el servicio, harás un seguimiento de fidelización del cliente, cada cuánto tiempo etc.

8. Tu Blog o Web como herramienta fundamental

Siempre recomiendo internet para comenzar, porque es una forma de minimizar riesgos, es un canal con un crecimiento exponencial y donde encontraras, casi seguro, a tus clientes.

¿Blog o web? Las diferencias entre ambas se han diluido. Cada vez es más raro ver las antiguas páginas web estáticas donde sólo encontrabas la home, la pagina de servicios y la pagina sobre nosotros.

Esto ya no funciona, cualquier empresa, autónomo, autoempleador, tendrá que generar contenido continuamente si quiere ganar reputación, por lo que tener un blog o una web con blog es imprescindible.

Para crear un blog/web te recomiendo WordPress.org, es la mejor decisión que he tomado, es fácil de administrar por uno mismo, muy intuitivo, posiciona muy bien en SEO, carga rápida, responsive (la mayoría de las plantillas se adaptan al dispositivo ya sea PC, tablet, o móvil), hay equipos de desarrollo detrás que continuamente hace mejoras, actualizaciones y montarlo es económico, ¿qué más se puede pedir?.

WordPress tiene versión gratuita y versión con hosting propio (en esta tendrás que pagar el hosting). Por muchos motivos, si quieres ir en serio, te recomiendo que tengas tu propio hosting y dominio (yo uso Webempresa).

9. Estrategia

Fórmate gratis: ya estás en el mercado pero queda mucho trabajo por hacer y muchas cosas que aprender. Encontrarás mucha buena información gratuita, cuando vayas necesitando algo más especializado y profesional tendrás que invertir en algún buen curso.

Estas son algunas de las áreas de las que tendrás que leer e ir aprendiendo poco a poco: marketing, creación de contenidos, comunicación, SEO, redes sociales y formación específica sobre tu área de especialización.

Objetivos: es muy importante que te fijes objetivos por escrito. Leer más sobre cómo fijarse objetivos.

10. Facturación

La idea es empezar poco a poco, y, claro, lo normal es que en los inicios no tengas ingreso por lo que no será necesario darse de alta como autónomo.

Una vez que empieces a generar ingresos, estos deben declararse y, en teoría, tendrías que darte de alta como autónomo, pero hay una especie de vacío legal por el cual es suficiente con darse de alta en hacienda pero no es necesario el alta como autónomo hasta que no superes unos ingresos mínimos.

Pero yo no soy un experto en esta materia, así que infórmate con expertos. En esta web puedes encontrar información muy útil: infoautonomos.com.

Pero no dejes que los problemas burocráticos paren tu iniciativa.

 

¿Te atreves a salir de tu zona de confort y darte una oportunidad?

Manual busqueda de empleo gratis

Cero spam, podrás darte de baja cuando quieras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *