buscando motivación perdida
AUTOEMPLEO, BÚSQUEDA DE EMPLEO, CREA TU BLOG, MOTIVACIÓN-CARRERA PROFESIONAL

¿Buscas motivación o resultados?

Este artículo surge de mi propia búsqueda, una búsqueda personal para aprender a mantener los niveles de motivación altos para avanzar en mis objetivos, a todos nos pasa, somos humanos y no siempre tenemos la motivación suficiente en el momento en el que la necesitamos.

Después de bastante tiempo observando mis propios patrones de conducta motivacional buscando respuestas que me ayudasen a avanzar en mi proyecto, se me ocurrió escribir este artículo, fruto de la propia experiencia y de la lectura de bibliografía sobre el tema.

Y así llegué a diferenciar estos tres conceptos: voluntad, motivación y hábitos.


 

Estos artículos pueden interesarte:

Rutina y 20 nuevos hábitos para buscar empleo

La importancia de la actitud en la búsqueda de trabajo.


 

Si sigues el blog, ya sabes que trabajo por cuenta ajena y que el blog es mi Side Project (proyecto paralelo), esto significa que tengo que dedicar tiempo libre para ir avanzando y desarrollando el proyecto.

Desde que empecé a dar mis primeros pasos hasta hoy cada vez estoy más ilusionado, cada vez me gusta más, cada vez estoy más motivado pero curiosamente esto no significa que la motivación esté siempre al mismo nivel, ni que esté cuando la necesito.

Esto me llevo a plantearme que el avance de este proyecto no podía depender  en exclusiva de la motivación, porque no es algo estable, pero entonces, ¿qué más necesito?, ¿tengo que recurrir a ponerme una charla motivadora de un coach o leer una historia de éxito inspiradora para ponerme en marcha cada vez que mi motivación interna flaquee? No, no creo que sea la mejor opción aunque a veces lo haya hecho.

Los fines de semana que nos quedamos en Madrid (otros nos vamos al pueblo) aprovecho para dedicarle el máximo de tiempo al blog. No necesariamente me levanto pronto pero suelo sacar unas 3 horas por la mañana. Mi rutina (quédate con esta palabra, es importante) es levantarme, asearme y preparar el desayuno para mi novia y para mí (no es romanticismo, es división de tareas 😐 ), ponemos la tele mientras desayunamos y vemos los típicos programas de sábado por la mañana, programas  repetidos que no podemos ver durante la semana o programas de zapping.

Reconozco que no aportan gran cosa pero son divertidos y enganchan. Aquí encuentro la primera barrera, estamos tan a gusto en el sofá que empiezo a procrastinar (quédate también con esta palabra), comienza la negociación interior: “venga va…10 minutos más y me pongo con el ordenador” o “cuando se vayan a publicidad, recojo el desayuno y me voy al escritorio”. Estoy muy implicado, me encanta lo que hago en el blog, y el proyecto va tomando forma, pero la motivación no me acompaña en ese momento, ¿qué falla?, ¿qué necesito entonces? Voluntad.

Necesito fuerza de voluntad para levantarme de la comodidad del sofá, del estado ocioso, relajado y de la buena compañía (♥♥) para ponerme a trabajar hasta la hora de la comida.

He tirado de la voluntad para dar el primer paso que es el más difícil, pero no creas que ya todo es cuesta abajo, me pongo delante del ordenador y ¿ahora qué?, ¿por dónde empiezo?. Hay tantas cosas que hacer que es abrumador y un poco desesperante, a veces. Aquí es donde entra en juego la planificación, si no hubiese planificado las tareas pendientes y el orden el día anterior, sería muy probable que me agobiase, me bloquease y comenzase a posponer el trabajo, desviando mi atención y perdiendo el tiempo en otras tareas poco relevantes como revisar el Facebook o ir saltando de un blog a otro sin un objetivo claro, eso si no te pones un video motivacional en youtube, jajaja.

Por eso es importante trabajar con una planificación previa, de esta forma evitas el dialogo interior de recopilar todas las tareas que tienes, priorizarlas y empezar. Si este trabajo lo has hecho el día anterior, sólo cogerás la lista de tareas y comenzarás con la primera, saltándote ese peligroso paso del no saber qué hacer ni por dónde empezar.

También ayuda que las primeras tareas sean sencillas, agradables para ir cogiendo ritmo. A diferencia de la motivación, que no se puede entrenar y que depende de muchos factores (emocionales y fisiológicos), la voluntad sí se puede entrenar, se puede desarrollar.

Una vez que te pones en camino, te sientes bien contigo mismo, sube tu autoestima, te centras en la meta y no en las dificultades, comienzas a ser productivo y no necesitas la motivación para hacer lo que tienes que hacer.

Hora de comer, me levanto, ahora lo que me cuesta es dejar el ordenador. Ya había cogido ritmo, estoy en estado de flujo, pero hay que saber dosificarse, desconectar; además de que el estómago también avisa y se empieza a quejar.

Preparo la comida. Los sábados me gusta darme algún capricho menos saludable que durante la semana, comemos mientras vemos alguna serie, y después de comer (muy bien) el dialogo interior se reduce a “sieeesta”, ¡co** otra vez a luchar para ponerme a currar unas horas por la tarde”…, a todos nos pasa que después de comer, al subir el índice glucémico, nos entra sueño, ocurre parecido entre semana, en la oficina, pero ¿cuál es la diferencia?, ¿por qué en la oficina me pongo a trabajar sin necesidad de estar motivado y sin usar la fuerza de voluntad para ello?….Porque tengo un hábito (esta palabra es la más importante) y lo sigo de forma automática sin cuestionarlo, nada más, es mecánico saco un café de máquina, salgo del comedor y sigo trabajando.

Así que en casa hago lo mismo, me levanto con la excusa de hacerme un café, recojo la mesa, me lo preparo y me voy a mi escritorio, objetivo cumplido (¡por hoy!). Si dudas mucho es probable que te quedes dormido en el sofá.

siesta, motivación, voluntad, resultadosBueno… después del rollo que te he soltado que conclusiones útiles extraemos:

La motivación

La motivación es muy importante para acometer proyectos y  conseguir objetivos.  Es fundamental como fuerza impulsora para tomar decisiones y ponernos en marcha.

El nivel de motivación dependerá de:

  • Del valor de lo que esperas conseguir. Cuanto más grande sea el premio mayor será tu motivación, pero siempre siendo realistas, asequible, la mejor forma de estar motivado para conseguir cosas es ir consiguiéndolas poco a poco, márcate pequeñas metas intermedias.
  • La confianza que tengas en ti mismo y en tu capacidad para conseguir el objetivo. Pero ¡ojo! Un exceso de confianza hará que te relajes y por lo tanto es contraproducente.
  • De lo cercano del premio, no es lo mismo que esperes alcanzar tu objetivo o ver resultados en 7 días a que los resultados lleguen en 2 años. Cuando vemos el objetivo a muy largo plazo la motivación baja

¿Qué más tienes que saber sobre la motivación?

Es inestable y no podemos depender de ella para actuar, escuchar una charla motivadora te va a cargar las pilas y te va a llenar de energía pero por un corto periodo de tiempo, no dura mucho.

La motivación está influida por las emociones, es muy difícil estar motivado se te sientes triste, pesimista, sin confianza en ti mismo y también de los estados fisiológicos, si te sientes cansado, somnoliento o enfermo tampoco vas a estar motivado. Pero estos factores no pueden paralizarte, tienes que seguir avanzando hacia tu objetivo a pesar de sentirte así.

La voluntad

Al contrario que la motivación, la voluntad se puede trabajar, se puede fortalecer, pero según va pasando el tiempo nuestro autocontrol también se debilita.

Todos fallamos, cedemos a los impulsos, a las tentaciones, a la procrastinación. Puedes tener muy claros tus objetivos, muy definida la estrategia y estar muy mentalizado de los grandes beneficios que obtendrás pero a pesar de todo, la voluntad se debilita. ¿Por qué?

Nuestro cerebro: El enemigo en casa.

Cómo sabes nuestro cerebro es muy complejo, así que para simplificarlo un poco y no liarnos a hablar de neurología, podríamos decir (para tratar este tema) que estamos influidos por un cerebro inconsciente, instintivo, heredados de etapas primitivas y otro consciente que intenta poner control sobre el inconsciente. Si no tuviésemos este último, estaríamos dominados por los impulsos y nuestros instintos de supervivencia, por ejemplo: “ahorra energía y échate la siesta”,”almacena grasa y comente otro donuts”, “esto puede salir mal, es difícil y arriesgado, déjalo para no fracasar”. Es la otra parte del cerebro la que  pone el autocontrol, piensa a largo plazo e impide que nuestras decisiones sean primarias, impulsivas y basadas en la satisfacción inmediata.

Estarás pensando si la motivación es inestable y la voluntad se desgasta ¿Qué hago?

Hábitos

Tenemos que crear hábitos, para crearlos nos apoyaremos en la motivación y en la voluntad.

La motivación te ayudará a arrancar, a tomar la decisión y dar los primeros pasos, pero para crear un hábito necesitas constancia y una recurrencia, pero es muy difícil que estés motivado las 20 o 30 veces que necesitas hacer algo para crear un hábito, aquí es donde la voluntad nos ayudará a programar acciones concretas y ejecutarlas de forma automática, pero va a ser la repetición de estas tareas las que la convertirán en un hábito que interiorizarás hasta conseguir no depender de la motivación ni de la voluntad para hacer lo que tienes que hacer con independencia de tu estado emocional. Has conseguido dejar el sofá e ir al escritorio, ahora conviértelo en un hábito.

Unos consejos rápidos de última hora, que a mí me sirven:

  • Fallar es humano, es imposible ser perfecto, fallarás algunas veces, y estate preparado porque tú autoestima no puede depender de fallos puntuales. A veces me he quedado dormido en el sofá y cuando me despierto, inevitablemente, me siento mal conmigo mismo. Hay que aprender a convivir con esto, somos humanos y fallaremos. No pasa nada mientras el error sea una excepción y no la dinámica habitual.
  • Es bueno hacer descansos pero desconectar durante mucho tiempo no me funciona, prefiero no desconectar del todo. Las veces que desconectaba totalmente debía hacer un esfuerzo para retomar hábitos y me costaba volver a coger un buen ritmo.
  • Prémiate y date algún capricho cuando has cumplido con lo que te has propuesto.
  • Conócete a ti mismo, observa cómo te comportas, cuál es tu ritmo energético.
  • Cuando te descubras autoengañandote ponte las pilas. De vez en cuando me entretengo buscando imágenes para el blog, o leyendo otros blogs cuando realmente debería estar trabajando el nuevo artículo, pero me engaño a mí mismo justificando que también es necesario, y lo es, pero las prioridades y la planificación mandan.
  • Planifica todo de un día para otro.
  • No pierdas de vista tu objetivo final.
  • Piensa a largo plazo. Pospón las pequeñas satisfacciones inmediatas en favor de un beneficio mayor a largo plazo.
  • Ten fe en ti. Muchos momentos dudaras de ti o de tu proyecto, estos son malos momentos para tomar decisiones, sigue trabajando aunque tengas esta inseguridad. Cuando tu mente haya cambiado el chip y este en modo positivo, si lo sigues necesitando, evalúa la situación.
  • La pereza, pesadez, el posponer las cosas, son naturales, en muchos casos son provocados por procesos químicos/fisiológicos, no son tu personalidad (puedes actuar sobre ellas).
  • Estamos rodeados de distracciones y todas muy accesibles. Controla los impulsos.
  • Cuida la forma en la que te hablas a ti mismo.
  • Las películas que relatan grandes historias duran 2 horas, pero detrás de esos personajes hay una vida entera de entrega y trabajo, no te dejes confundir, no busques “pelotazos”, el esfuerzo mantenido en el tiempo es importante para producir resultados.
  • Siempre que emprendas nuevas acciones tendrás que vencer obstáculos emocionales y físicos.
  • Disfruta del camino.

¿Tienes alguna sugerencia que a ti te funcione?

Manual busqueda de empleo gratis

Cero spam, podrás darte de baja cuando quieras.

6 comentarios “¿Buscas motivación o resultados?

  1. Elena says:

    Hola Jose!

    He descubierto tu blog y me parece brutal como, al describirte tú, nos describes al resto. Me quitas el sentimiento de culpa por procrastinar pero a la vez, me motivas y me orientas. Muchas gracias!!! Un abrazo

    1. Jose says:

      Me alegro de que te haya gustado Elena,
      Feliz día

  2. Javier says:

    Qué maravilla de artículo!!! La planificación, mi gran fallo, pequeños objetivos a cumplir, focalizar, seguir y seguir … En fin, que me imprimo este artículo y lo enmarco ggg Gracias

    1. Jose says:

      Jajaja…Muchas gracias Javi.
      No es nada fácil, estamos rodeados de muchas distracciones y condicionantes, pero no deben servirnos de escusa.
      Como dices lo importante es seguir y seguir aunque se falle de vez en cuando.
      Un abrazo

  3. Carolina says:

    Todos nos vemos reflejados en este artículo, todos hemos sentido esto incluso varias veces al día, me siento identificada con lo que aparece en el blog… hay veces que nos pasan las cosas que no sabemos nombrar, pero leyendo esto las colocamos en nuestra cabeza y lo más importante…. seguimos trabajando en ello! Gracias por ordenar mis estanterías ….

    1. Jose says:

      Eso es Carolina, lo importante es seguir trabajando en ello a pesar de cómo nos sintamos en ese momento. Gracias por tu aportación, buen fin de semana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *