Linkedin VS Infojobs
BÚSQUEDA DE EMPLEO, LINKEDIN

Linkedin | Más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer

Hoy tengo el placer de volver a contar en el blog con mi amigo Javier Carrasco, que nos trae un interesante artículo en el que reflexiona sobre las diferencias entre la búsqueda de empleo a través de los Portales de Empleo tradicionales y la búsqueda de empleo en Redes Sociales. ¿Cuál aporta, al candidato, mayor control en el proceso de búsqueda de trabajo y más oportunidades?


 

Desde que estaba estudiando, hace ya unos cuantos años, estoy activo en Infojobs, he formado parte de procesos de selección a partir de este portal e incluso durante algunas temporadas he confiado un alto porcentaje de toda mi actividad de búsqueda de empleo en él. Es una buena herramienta, no soy un experto ni en recursos humanos ni en búsqueda de empleo, hablo únicamente desde mi experiencia personal, y creo que es muy útil a la hora de conseguir un trabajo, ya que te permite llamar a puertas que quieren abrir, e incluso te permite tener tiempo para realzar tus virtudes y disimular tus defectos, para que al abrir encuentren la imagen que esperaban. Pero en esta última frase creo que está la ley y la trampa. Si nos ponemos en la piel del reclutador, deberíamos darnos cuenta de que éste lee las respuestas en los cuestionarios de la página, el currículum y la carta de presentación esperando que hayamos hecho eso, adecentar nuestro yo para dar la imagen esperada, y su labor consiste en discriminar al que tiene la imagen del que es la imagen esperada (desde luego que si ni siquiera nos hemos molestado en hacer la labor de proyectar lo mejor que tenemos ya sería una lotería que nos seleccionaran).

Soy miembro de Linkedin desde hace unos pocos años, mi red de contactos es pequeña, al igual que mi actividad, aún estoy aprendiendo a manejarme con soltura por la aplicación, pero de un tiempo a esta parte me están llegando oportunidades laborales. De hecho cada vez conozco a más gente que ha conseguido su trabajo a partir de este portal. Y menos que lo encuentra a través de portales como Infojobs. Y esto me ha llevado a preguntarme el porqué, por qué la gente encuentra más fácil un trabajo en un portal donde uno cuelga su currículum y su actividad profesional, tratando sí de destacar, sí de proyectar una gran imagen, sí de ensalzarse pero sin tener la ventaja de postularse, y vuelvo a utilizar el ejemplo del párrafo anterior, ante una puerta específica en la que le han dicho que estaban  esperando abrir a una persona con un traje determinado, un peinado específico, una sonrisa concreta … Y la respuesta que me doy es la del refrán más vale malo conocido que bueno por conocer.

Linkedin es una red de profesionales conocidos, ya sea por haber compartido estudios, vida personal, carrera profesional, o formar parte de los mismos grupos de actividad… Conocidos de muchas maneras y en diferentes grados, pero conocidos, y esto me lleva a acordarme de las conversaciones y escenas en las que he formado parte a lo largo de mi vida profesional, cuando la empresa necesitaba incorporar nuevos profesionales. Siempre, siempre, siempre hay alguien que pronuncia las palabras ¿conoces a alguien que …? Y no he querido terminar la pregunta porque no siempre la terminación es a alguien que se ajuste al perfil buscado. También puede terminar preguntando si conoces a alguna empresa de recursos humanos que nos pueda encontrar el perfil buscado, o con cualquier otra pero siempre con el conocimiento implícito. A nadie le gusta ir a ciegas. Necesitamos conocer, confiamos más en lo que conocemos. El camino se nos hace más corto. La distancia entre reclutador y candidato se acorta. Conozco a no sé quién de no sé qué y es bueno… A lo mejor hay otro excelente esperando a que le digas que llame a tu puerta, pero no le conoces y ni siquiera le das la oportunidad de llamar. Y nos guste o no funcionamos así en un porcentaje amplio de nuestras actuaciones, en este y cualquier otro ámbito de la vida.

A lo mejor hay otro excelente esperando a que le digas que llame a tu puerta…En estas palabras se esconde otra parte de lo que yo creo que diferencia a Linkedin de los portales de empleo clásicos. En estos portales se lanzan ofertas, el candidato espera ojo avizor encontrar una oferta acorde a sus características y a lo que está buscando. Cada día espera esa puerta a la que llamar, espera esa oferta estrella, espera la oportunidad, espera encajar, espera ser elegido, espera… En cierto sentido es una búsqueda pasiva. Si no hay ninguna puerta a la que llamar no llama. En cambio linkedin representa actividad. Uno necesita moverse, buscar contactos, grupos, artículos, publicaciones, networking, feedback … Un perfil de linkedin pasivo dice muy poco. Y esto da poder al candidato. Retomando la escena de la conversación en la que la empresa decide que necesita ampliar su plantilla, el reclutador que sale de allí, hoy en día, entre otras cosas, busca en su red de contactos en Linkedin y si no encuentra investiga en los contactos de sus contactos, en los grupos de actividad del área del perfil profesional buscado, el nivel de actividad de los miembros de LinkedIn encontrados. Comienza a conocer sin necesidad de haber mostrado una puerta y finalmente la muestra a quienes ha encontrado. Y ahí está el poder del candidato. El candidato puede y debe moverse para que lo encuentren, para que lo conozcan. Depende de él, no tiene que esperar. Por probabilidad es más fácil que alguien que tiene 300 contactos en LinkedIn conozca a alguien que está buscando candidatos cómo él que alguien que tiene 20 contactos. Por probabilidad es más fácil que encuentre trabajo en energías renovables alguien que forma parte de grupos de energías renovables que alguien que forma parte de grupos de las otras energías. Y todo eso está en manos del candidato, en el perfil linkedin.

Tener contactos representa una garantía de éxito. Si miramos estadísticas de empleo vemos que hay un alto porcentaje de puestos que se cubren sin que lleguen a ser publicados como oferta de empleo. Yo soy de un pueblo pequeñito, allí donde la gente se ve, contacta e interacciona es en los bares y los talleres. Juraría que la mayoría de relaciones laborales que se establecen allí tienen su comienzo en uno de esos lugares, donde fluye la información, los comentarios, los cotilleos, las noticias. Un día vas al taller y hablas con el mecánico sobre aquello a lo que te dedicas, al día siguiente va otro cliente y le cuenta que tiene una empresa de tu actividad, el tercer día al ir a buscar los dos el coche os conocéis y al cuarto estáis trabajando juntos ¿qué fácil verdad? No lo es, no es sencillo que ocurra, pero la posibilidad es mayor que si cada uno va a un taller diferente. Creo que linkedin puede ser algo parecido a un taller donde darse a conocer e interactuar. Un lugar donde ser un válido conocido frente a los “por conocer”.

¿Tu que opinas?


Javier Carrasco VicenteJavier Carrasco es licenciado en Ciencias Ambientales e Ingeniería Agrícola, cuenta con más de 10 años de experiencia en posiciones de Mando Intermedio, desde hace 8 años trabaja como Jefe de Almacén y Logística. Esta especializado en planificación estratégica de la cadena de suministro y optimización de recursos y procesos productivos.

Te animo a conectar con Javier a través de su perfil en Linkedin.

Manual busqueda de empleo gratis

Cero spam, podrás darte de baja cuando quieras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *