oferta de trabajo empresa de la competencia
BÚSQUEDA DE EMPLEO

Cuando recibes una oferta de trabajo de la empresa de la competencia

Hoy traigo un tema calentito y controvertido. La semana pasada mi prima Ale me proponía este tema y me comentaba el dialogo interior que había tenido consigo misma cuando una empresa de la competencia contactó con ella para proponerla una vacante. Mil gracias Ale por regalarme tu testimonio para compartirlo en el blog.

Para una empresa es muy atractivo contratar a un profesional de la competencia por varios motivos, el principal motivo es el conocimiento que ya tiene el profesional, conoce el sector, los clientes, la problemática,  servicio/producto, dinámica de trabajo, etc., el tiempo de adaptación se acorta muchísimo, se es productivo en un periodo de tiempo muy corto, puede aportar nuevas ideas ya probadas en su empresa, incluso traerse algún cliente.

Hay quien dice que otra ventaja es hacer daño a la otra empresa, puede ser que a determinados niveles sea así pero no creo que sea un motivo buscado, más bien una consecuencia.

Ahora, con redes como Linkedin es muy fácil localizar profesionales de empresas de la competencia y chequear el interés en un cambio profesional. Para posiciones de alta dirección se sigue recurriendo a empresas de Headhunter, el objetivo es que localicen e impacten a altos directivos de empresas de la competencia y hacerlo de forma anónima hasta comprobar el interés real del directivo por escuchar una oferta.


Otros artículos que pueden interesarte:

Cómo explicar el motivo del cambio de empresa en la entrevista de trabajo

Cómo comunicar una Baja Voluntaria


 

Recibir el mensaje de una empresa de la competencia te pone, inevitablemente, en estado de alerta sobre todo cuando no estás buscando trabajo, estas bien donde estás y te preocupa que tu empresa se entere.

Si has pasado o estás pasando por una situación de este tipo, después de la sorpresa inicial, te asaltarán multitud de emociones mezcladas, como sentirte alagado y hasta reconocido (además suelen ser ofertas muy apetitosas), después entra en juego el aspecto ético“¡Ni loca me paso a la competencia, no es ético!“ Puede que te sientas hasta culpable por el simple hecho de haber recibido la oferta.

¿Qué opinas tú sobre esto, es ético cambiarse a una empresa de la competencia?

Después de esta fase, comienzas a plantearte el tema en términos de Oportunidad, a nadie nos gusta dejar pasar oportunidades sin al menos valorarlas, quizás por una mezcla de sentimiento de pérdida y curiosidad “Y por qué no voy a la entrevista y veo? No pierdo nada, a lo mejor me estoy perdiendo una excelente propuesta”.

Sentir que actúas desde el miedo o desde el confort te, paradójicamente, es incómodo y te dices a ti mismo  que no hay que cerrarse a los cambios, “hay que arriesgarse, los cambios son buenos”.

Vuelven los sentimientos de dudas en los que valoras lo que tienes: “No es el momento de cambiar, estoy contenta con lo que hago, me gusta mi trabajo, llevo X años, han confiado en mí, ahora estoy disfrutando y no es el momento de irme”.

Incluso si tienes claro que no quieres cambiar, al menos te gustaría sacar algo positivo: “Llevo tiempo sin moverme, esto puede servirme para ver cómo está el mercado y cómo valora un puesto como el mío”

También aparece la desconfianza, dudamos de la intención de la empresa ofertante, pensando que sólo quiere sacarnos información que pueda usar en su beneficio. No es una desconfianza sin fundamento, esto ocurre, se hace, a veces se cita a candidatos para obtener información de su empresa.

Cómo es normal, se siente miedo a que tu empresa se entere de que estas evaluando otras alternativas y ponga en duda tu lealtad (este es un riesgo real), “qué pensarán de mí en la empresa si se enteran de que he ido a la entrevista”

Todo esto es muy normal, la empresa ofertante pilla desprevenido al candidato, me explico, el candidato no está buscando, no siente la necesidad, todavía se estas afianzando en un puesto, por lo tanto no tiene definido los objetivos y condiciones que quiere lograr con un cambio, por eso sentirse un poco confuso al principio es lo normal, date tiempo para asimilarlo, no hace falta (ni es recomendable) que contestes de forma inmediata.

La empresa ofertante, sabe que no será fácil vencer las resistencias del profesional, no es un candidato normal que se ha apuntado a una oferta, en esta ocasión va a requerir de muchas habilidades de negociación-persuasión y aun así sabe que hay muchas posibilidades de que el candidato rechace la oferta.  Lo habitual es que la empresa ofrezca información más detallada de lo habitual, para poder engancharlo: la banda salaria siempre nos activa el interés al menos para escuchar, nos tienta con el salto económico e inmediatamente pensamos en  cómo influirá esto en nuestra económica. Esto junto a una descripción atractiva de venta de las funciones, desarrollo profesional, plan de carrera, etc., buscan minimizar la resistencia al cambio del profesional, facilitando al menos tener un primer contacto sin compromiso.

En mi opinión cualquier decisión es respetable, así que quítate hierro al asunto, es necesario un tiempo de reflexión en frío, para evaluar pros y contras, ver que es lo que necesitas en ese momento, dónde te ves a largo plazo, qué es lo que más te conviene para tener una trayectoria profesional coherente, etc. Moverse sólo por motivos económicos o por hacer daño a tu empresa a la larga sale caro. Quedarse sólo por miedo o comodidad, no es una buena opción. Si tienes claro que irte a la competencia no es para ti, se claro y no te demores en rechazar muy educadamente la oferta, para no cerrarte la puerta en el futuro. Piensa en ti en tu carrera profesional.

¿Tú qué harías, acudirías a la entrevista con la empresa de la competencia? 

Manual busqueda de empleo gratis

Cero spam, podrás darte de baja cuando quieras.

4 comentarios “Cuando recibes una oferta de trabajo de la empresa de la competencia

  1. J dice:

    Hace 18 meses me fui de una empresa porque no me quisieron dar el puesto profesional que yo consideraba era adecuado para mi con respecto a mi formación. Así muy amablemente me retiré. Conociendo la temática de trabajo les hice desde afuera una propuesta de mejora; de la cual no obtuve respuesta alguna. Automáticamente envié un mensaje a la competencia con mis datos. No hay que olvidar que de esa manera se manejó Deming; en su país sus ideas no fueron escuchadas y se fue a oriente, hoy es el padre de la calidad. Creo que renunciar conlleva un luto por respeto a la empresa que te dio trabajo, pero si allí no consideraron tus capacidades uno debe ir con la frente en alto y saber que después de todo es trabajo y el mercado laboral es ultra competitivo en estos días. Podría dar el ejemplo de una empresa que decide cambiar de proveedor en busca de un mejor servicio o un mejor precio. Y además después de todo es una profesión, puede haber aciertos y errores y aún así hay que seguir adelante.

    1. Jose dice:

      Estoy de acuerdo contigo, mientras se mantenga el respeto y la confidencialidad todo perfecto, cada cual debe seguir su camino, tanto empresa como profesional.
      Gracias por tu testimonio, un saludo

  2. Carol dice:

    Hola José,

    Ante todo gracias por resolver las dudas de de muchos de nosotros; y
    ahora voy con la mía ( aunque no es el caso de este apartado; así que disculpa)

    Hace cuestión de un año, pedí una excedencia de dos años en el
    trabajo, para iniciarme en un proyecto personal. Dicho proyecto ya ha
    finalizado, pero no me interesa volver a la susodicha empresa.

    Uno de los requerimientos a la hora de firmar la excedencia, era que
    no podía trabajar en una empresa que ellos consideraran competencia
    directa; en aquel momento no me importó, pero en la actualidad estoy
    en la búsqueda activa de empleo y me gustaría enviar currículums a
    estas “nuevas” empresas.

    Dicho esto: Es posible enviar una carta redactada vía e-mail
    especificando que realizo una BAJA VOLUNTARIA? -Ya no vivo en la ciudad de dicha empresa-
    O debo concretar que es
    un CESE DE LA EXCEDENCIA?

    Recibe un grandísimo saludo.

    1. Jose dice:

      Hola Carol,

      Durante la excedencia el contrato sigue existiendo, aunque esté suspendido. Puedes enviar una carta de baja voluntaria dando el preaviso que corresponde y te tienen que dar una copia con la firma de un responsable de la empresa y sellada con el membrete de la empresa, como recibí de la comunicación. No es necesario que avises de la finalización de la excedencia, con la baja voluntaria es suficiente.
      Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *