como gestionar incertidumbre laboral
BÚSQUEDA DE EMPLEO, DESARROLLO PROFESIONAL, MOTIVACIÓN PROFESIONAL

Sobre la incertidumbre | Cómo gestionar la Incertidumbre

Guía Práctica para gestionar la Incertidumbre Laboral

En épocas de crisis, cambios o inestabilidad resulta imprescindible saber gestionar la incertidumbre en cualquier ámbito de la vida y también en el ámbito profesional.

En este artículo vamos a tratar sobre cómo gestionar la incertidumbre, también la incertidumbre laboral ya que la incertidumbre es un concepto que va a estar presente en nuestras vidas y en el campo laboral en particular, frecuentemente nos asaltarán dudas del tipo: ¿Me van a despedir?, ¿Qué paso si quedo desempleado?,¿Encontraré trabajo?, ¿Me llamarán para una entrevista?, ¿debo cambiar de empleo?, ¿tendré aquel ascenso?, ¿Van a reestructurar la empresa?, ¿Estaré tomando la mejor decisión?

Todos hemos sentido incertidumbre en algún momento y muchos la hemos sentido o sentiremos en el entorno laboral, el miedo al futuro desconocido e incierto nos acompaña, lo más importante es saber gestionar dicha emoción. Tal vez te preguntes ¿Tengo recursos para enfrentar el miedo a lo desconocido? ¿Qué me puede funcionar ante la preocupación?

En Orientación para el Empleo, como expertos en RRHH, consultoría de Carrera y Jobhunting, estamos convencidos de que la forma en que gestionas la incertidumbre laboral impactará en tu calidad de vida y futuro profesional. Te invitamos a seguir leyendo el siguiendo artículo dónde encontrarás una guía práctica para sobre como gestionar la Incertidumbre laboral en un mundo donde el cambio, es parte de la normalidad.

¿Qué es la incertidumbre? ¿Qué es la incertidumbre laboral?

La incertidumbre es la falta de certeza, la falta de conocimiento seguro y claro de algo. Esta definición de incertidumbre parece neutra, ni bueno ni malo, el conflicto aparece cuando necesitamos saber qué es lo que va a pasar a continuación, de forma que nos podamos anticipar, lo podamos controlar y no nos pille desprevenidos, pero esto pocas veces es posible, y nos invade una sensación de miedo asociada no sólo a la falta de certezas sino a la falta de control, a las amenazas posibles o la imposibilidad de anticiparnos a los acontecimientos.

En el área laboral la Incertidumbre es un tema amplio, puede ir desde la búsqueda de un nuevo empleo, deseos de crecimiento profesional, miedo al despido etc. Es clave, poder adquirir herramientas que permitan gestionar la Incertidumbre, ya que, de lo contrario, podrá entorpecer la toma de decisiones o demorar el flujo natural de los procesos, en ciertos casos, puede impedir la propia acción de buscar trabajo, como ya explicábamos en el artículo sobre actitudes que juegan en tu contra en la búsqueda de trabajo.

Sobre la Incertidumbre. Conocer mejor que implica la incertidumbre laboral

¿La incertidumbre es mala?, no tiene porque, sí es verdad que puede ser una sensación incomoda, incluso insoportable para muchas personas, pero también es un motivador, que impulsa tomar acción.

No todos tenemos el mismo grado de tolerancia a la incertidumbre ante una misma situación, en el artículo cómo hacer seguimiento de un proceso de selección, vemos a diario comentario de personas (sección de dudas y comentarios) que no soportan la tensión de la espera una respuesta después de una entrevista de trabajo, sin embargo otras hacen la entrevista y se olvidan del tema.

Ampliar la información reduce la incertidumbre. Las consultas que recibimos buscan consuelo, aliento pero también conocer mejor cómo funcionan los departamentos de Recursos Humanos y los procesos de selección, lo cual es una buena idea para reducir la incertidumbre, normalmente cuando encuentras información se reduce la incertidumbre (la búsqueda incesante de información fomenta más incertidumbre, hasta que se da un cierre), y eso es lo que hacemos al contestarles, les explicamos cómo funciona un proceso de selección, cómo las decisiones en los procesos de selección, habitualmente, se suelen dilatar, que existen miles de variables para que se alargue un proceso, etc., cuando contamos con información de una fuente creíble la incertidumbre se reduce.

Las personas con alta necesidad de cierre, prefieren saber o pensar que son descartadas a permanecer en una esperanzadora incertidumbre. Estas personas tienden a simplificaciones, a estereotipos o al prejuicio como mecanismo de defensa (“seguro que me descartan por mi edad”, “seguro que cogen a alguien con menos experiencia para págale menos”, “seguro que piensan que estoy demasiado cualificado para el puesto” “ya me hablan descartado peros no me lo van a comunica, hay muy poca ética en los procesos de selección”, “le darán el trabajo a algún enchufado, así funciona el sistema” etc, etc), puede que les alivie artificialmente un poco, pero les ayuda muy poco para afrontar situaciones similares en el futuro. En muchos caso provoca el efecto de la profecía auto cumplida.

También es cierto que la incertidumbre está relacionada a las expectativas que tengamos, en el caso anterior de las entrevistas de trabajo, si valoramos que la entrevista ha salido bien, tendremos más ansiedad si no nos llaman pasado un tiempo que si consideramos que la entrevista ha salido mal. Y quizás, la incertidumbre, no estaría tan relacionada con las necesidades personales, aunque también influyen, lógicamente si tienes obligaciones familiares, te sentirás más presionado a tener resultados.

Contexto actual, ¿Cómo convivir con el cambio constate? Acostúmbrate a la incertidumbre

Como gestionar la incertidumbre laboral

Entorno VUCA

VUCA, noción que hace referencia a la realidad actual, acuñado por el ejército de EEUU para definir el mundo tras la Guerra fría, acrónimo de volatilidad, incertidumbre, complejidad y ambigüedad:

  • VOLATILIDAD: es el antónimo de estabilidad, hace referencia a la naturaleza cambiante de la realidad y la rapidez de estos cambios y a los muchos factores y fuerzas que continuamente impulsan y motivan los cambios en la actualidad.
  • INCERTIDUMBRE: hace referencia a la falta de predictibilidad, cada vez es más difícil hacer previsiones, tener las cosas bajo control a largo plazo. Dando como resultado una realidad de sorpresas, imprevistos, anomalías que no esperábamos.
  • COMPLEJIDAD: La realidad acoge y da cabida a multitud de actores, fuerzas, dinámicas, tendencias y contra tendencias, pugnas entre fuerzas, segmentación y multiplicación de fuerzas y actores, fórmulas mixtas, alternativas, contra alternativas, etc., pereciera que estamos en un mundo confuso, de realidades alternativas, paralelas, opuestas y afines al mismo tiempo, en fin, creo que estamos ante una realidad confusa, difícil de comprender desde paradigmas pasados donde todo era más simple y claro.
  • AMBIGÜEDAD: nos movemos en un entorno ambiguo donde nada es bueno o malo, todo es interpretable, rebatible y argumentable. Este concepto dificulta comprender las relaciones y el entorno laboral, un suceso puede tener diferentes interpretaciones según el punto de vista, lo que potencia los enfrentamientos, las críticas y los mal entendidos.

Estamos en un contexto en el que cada vez se hace más complejo anticiparse a los problemas, entender sus implicaciones, entender las relaciones de las variables que los provocan, prepararse para desafíos, interpretar y aprovechar oportunidades.

Este nuevo entorno no es estático, por lo tanto, cada vez avanzamos a niveles más volátiles, inciertos, complejos y ambiguos. Las personas (profesionales) y las organizaciones tenemos que sobrevivir en esta realidad, al adaptarnos, a su vez, contribuimos a alimentar este nuevo entorno.

Más allá de dilemas y cuestiones filosóficas, que no deja de ser muy interesantes, nos toca vivir esta nueva realidad y adaptar nuestra forma de planificar, prever, evaluar, analizar, actuar, tomar decisiones, dirigir, liderar, resolver problemas, gestionar cambios, etc.

Trabajo Líquido, nuevo contexto en el trabajo

Por su parte, Bauman acuñó el concepto de sociedad liquida que después se trasladó también al trabajo líquido, en contrapartida del trabajo sólido (horarios fijos, contratos de por vida, relaciones laborales estables y exclusivas). El trabajo líquido supone afrontar esa realidad en continuo cambio, líquida, las relaciones laborales están cambiando contantemente. Nuevos modelo de organización, nuevos modelos de negocio, horario flexible, conectividad desde diferente ubicaciones, deslocalización de colaboradores y producción, proyectos simultaneaos, relaciones laborales no exclusivas, mayor rotación etc.

El sociólogo Richard Sennett, comentaba hace ya algunos años que de media los trabajadores cambiarán de empleo unas once veces a lo largo de su vida.

Como comentábamos antes, en el contexto “líquido” o entorno VUCA lo dominante es el cambio, además los cambios cada vez son más rápidos, una sociedad donde todo parece de consumo rápido. Este cambio nos exige cada vez mayor flexibilidad, mayor adaptabilidad, vivimos con un miedo a quedarnos fuera de juego, parece imposible seguir el ritmo que la sociedad (de la que somos parte participante) nos exige y esto genera mucha incertidumbre y miedo.

En este contexto, es importante aprender a gestionar la incertidumbre y el compromiso con nuestra empleabilidad, desde el cambio y la flexibilidad.

“Estamos presionados constantemente por dos valores opuestos y necesarios: libertad y seguridad. La seguridad sin libertad nos convierte en esclavos.” Zygmunt Bauman

¿Cómo gestionar la incertidumbre? También la incertidumbre laboral en la búsqueda de empleo.

Consejos incertidumbre laboral

A continuación, explicaremos algunos tips y consejos para gestionar la Incertidumbre Laboral:

Tips. Cómo gestionar la incertidumbre laboral:

  • Analiza el motivo que produce dicha incertidumbre.
  • Conoce los factores que dependan de ti. Si depende de ti ponte a solucionarlo desde ya, si son temas que escapan de tu ámbito, ocúpate sólo de lo que puedas hacer tú y deja lo otro de lado.
  • Aprender a aceptar lo que no depende de uno mismo, siempre habrá elementos que no dependen de nosotros, olvídate de ellos.
  • Valorar lo que sí tienes, valora tu experiencia, valora tu conocimiento, tus habilidades, y aprende a ponerlas en valor, primero para ti mismo y después para los demás.
  • Infórmate. Mantente informado de la actualidad y tendencias en la sociedad, economía, tecnología, empleo etc. Vivimos en la sociedad de la información, es imprescindible estar informado sin caer en el error de la sobre información, este es un grave problema, que te puede hacer perder tiempo y mal informarte si no recurres a las fuentes correctas.
  • Formación continua: ocúpate de formarte para tu sector de forma permanente, no se trata de hacer miles de cursos de cualquier cosa, pero sí realizar una formación interesante y útil al menos una o dos veces al año. Y también fórmate en tecnología aplicada a tu área, la transformación digital, no es una moda, será una constante, necesitas ir actualizándote e ir incorporando herramientas y habilidades digitales de forma recurrente, todo con moderación a no ser que seas un freak de las tecnologías.
  • Planifica tu carrera. Ten un plan de acción  profesional y de vida, y si es posible un plan B. Tener un plan de acción, una estrategia te hará sentir más seguro y te ayudará en la toma de decisiones, pero se flexible para modificar el plan según vayas necesitándolo. Depender de una única fuente de ingresos puede ser un riesgo, si puedes, plantéate dedicar un tiempo para generar una segunda fuente de ingresos.
  • Capacidad de adaptación para aceptar los cambios como parte natural. Como has visto, el cambio va a convivir contigo, y cada vez de forma más rápida, cuanto antes aceptes esta realidad mejor
  • Asumir responsabilidades, en gran medida tu futuro depende de ti, no esperes que nadie venga a solucionar tus problemas, ni gobiernos, ni empresas, ni familiares, toma las riendas de tu vida y deja de victimizarte, no te ayuda.
  • Invierte en ti, en tu desarrollo personal. Trabaja en conocerte a fondo, aprende a aceptarte y sacar lo mejor de ti, a vencer creencias limitantes,  a superarte, a estar en paz contigo mismo, a sentirte enérgico para tomar acción, a crecer personalmente y un largo etc. es fundamental para mantener el equilibrio interno, el Coaching y otras herramientas (meditación, yoga, etc.) pueden serte de utilidad, tener equilibrio interno entre tanto cambio y confusión te dará una visión diferente de todo lo que te rodea, para ver oportunidades, mirar con perspectiva y mantener la calma en situaciones complicadas.
  • Acepta el fracaso, el fracaso forma parte del camino, acepta que puedes equivocarte, aprende de ello y sigue adelante. Céntrate en el proceso, en hacer tu parte lo mejor posible, el resultado en muchas ocasiones depende de otros factores. Confía en ti.
  • Acepta los diferentes escenarios. No te aferres a un único resultado posible, esto sólo hace que sientas más incertidumbre, en el actual escenario, los resultados esperados ante una acción pueden ser múltiples.
  • Anti frágil. Toda crisis, fracaso, problema o error se puede convertir en una oportunidad diferente que no habías visto, da la vuelta a la situación.
  • Trabaja tus valores. Es imprescindible trabajar valores como el esfuerzo, la perseverancia y la resiliencia.
  • Aportar claridad, simplicidad y sencillez en todos los ámbitos que puedas de tu vida, en la medida de tus posibilidades y cada cual a su nivel. Todo es demasiado complejo, como para hacérnoslo más complejo a nosotros mismos y a nuestro entorno más cercano. Simplifica tu vida.
  • Combate la incertidumbre, estando informado.
  • Se flexible, cambia las veces que quieras y necesites.
  • Comunícate, interactúa y expresa como te sientes: hablar con otras personas en momentos puntuales, te darás cuenta que la incertidumbre nos afecta a todos y te ayudará ver como lo gestionan otros. No hables con otros para quejarte, no añadas más leña al fuego, hazlo para conocer otra visión que te enriquezca, que te aporte, para sentirte entendido y para buscar soluciones, pero no te quejes por quejarte, no arreglarás nada.
  • Descansa y duerme. No sacrifiques tu descanso para trabajar más, para aprender más, un correcto descanso es básico, para tener energía, regenerarse y pensar con claridad.
  • Gestionar el miedo: Cambia el foco de atención y céntrate en tu rutina, las rutinas son muy útiles porque nos ayudan a centrarnos “es normal sentir miedo ante los cambios”, recuerda que dicho miedo también nos ayuda a ser prudentes, actuar y tener una visión más amplia, útil en situaciones de crisis.
  • Identificar y acepta tus emociones: es importante poder aceptar que tendrás momentos de tristeza, enfado e ira. Las emociones no se gestionan de manera lineal, sino que lo habitual es atravesar varios estadios emocionales y “experimentar etapas de enfado e incluso momentos de ira”. “Intenta ser solidario contigo mismo y no te culpes por sentir altibajos. Forman parte del proceso” 

Desde Orientación para el empleo estamos aquí para ayudarte, te invitamos a conocer nuestro servicios profesionales de: consultoría y coaching para acompañarte en tu crecimiento profesional. Solicita aquí un análisis inicial de tu caso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *