Servicio Transición de carrera profesional director
BÚSQUEDA DE EMPLEO

Mini-Guía de Transición de carrera profesional para Directivos

En esta guía de transición profesional para directivos quiero hablarte de los sentimientos y estados de ánimo por los que vas a pasar, esto te ayudará a entender mejor que es lo que te ocurre y como superarlo, también te indicaré que pasos debes seguir para ponerte en acción y buscar empleo, vencer las resistencias y conseguir el trabajo que buscas. Y por último te cuento como responder a 3 preguntas difíciles: ¿Cuánto cobrabas en tu anterior empresa? ¿Por qué te interesa este trabajo, si es de menor rango? ¿Por qué saliste de la empresa?

Índice:

Entiende lo que te está pasando durante la Transición profesional

  • Diferentes necesidades y estados de ánimo por los que vas a pasar.

Pasar a la acción para una Transición de carrera exitosa

Punto 1. Legitima tus sentimientos

Punto 2. Empoderarte. La actitud es muy importante para buscar empleo

Punto 3. Estrategia y Planificación

Punto 4. Desarrollar una rutuna de búsqueda de empleo

Punto 5. Márcate objetivos

Punto 6. Conócete muy bien (DAFO)

Punto 7. Fórmate durante la transición profesional

Punto 10. Afila tus herramientas para empezar a buscar empleo.

Punto 11. Activa a los Headhunter

Punto 12. Networking-contactos

Punto 13. Eventos profesionales

Punto 14. Planificación, constancia y rutina productiva

 Preguntas difíciles en las Entrevistas de Trabajo para un directivo en transición de carrera profesional

  • ¿Por qué te interesa este trabajo, si es de menor rango?

  • ¿Cuánto cobrabas en tu anterior empresa?

  • ¿Por qué saliste de la empresa?

 


Los periodos de transición de un directivo no están exentos de miedo, incertidumbre y desorientación, pero esta sólo es una forma de verlo, también son periodos creativos, de libertad, desarrollo personal y aprendizaje. Depende de ti.

La desvinculación de una gran empresa donde llevas años trabajando en puestos de relevancia, es un proceso duro de asimilar, uno de los primeros pasos es aceptar esta vulnerabilidad, entender que nos pasa y trazar un plan de acción que nos permita transitar por esta etapa de transición profesional, habiendo aprendido algo más sobre ti, habiendo reforzado tu perfil profesional y con un nuevo reto profesional ilusionante.

En el mundo corporativo, las palabras como estabilidad, seguridad, imprescindible, confort, etc., no son más que palabras, la realidad es que nadie es imprescindible, nada hay garantizado y el cambio es lo único permanente. Cuando más seguro te sientes, cuanto más cómodo, cuanto más valorado y bien posicionado, con mayor estatus y con una buena retribución, el contexto cambia, poco a poco se va fraguado un cambio: cambio de estrategia comercial o modelo de negocio, de cultura corporativa, una fusión, una compra, un cambio de dirección, reestructuración etc. y todo parece desmoronarse, tú sigues siendo el mismo directivo que ha contribuido al crecimiento de la empresa, con buenos resultados, que conoce el sector, domina los mecanismos y política interna, pero de repente te ves fuera de juego.

Entiende lo que te está pasando durante la Transición profesional

El trabajo de directivo cubre una serie de necesidades personales que debes conocer para entender cómo te afecta y poder controlar la situación.

Necesidades económicas:

Mantener un determinado nivel de vida, una de las primeras consecuencias de perder el trabajo es replantearse el nivel de vida que llevabas (tú y tu familia). Sin darte cuenta te habías colgado el cartel de “Soy el responsable de mantener el nivel de vida para mi familia” y aparece la culpa y la presión autoimpuesta.

Lo que realmente quiere tu familia es verte tranquilo, si tu familia te ve triste, estresado sufrirán más. Hablar con tu cónyuge de la situación y afrontar la situación de forma consensuada te quitará un peso de encima. Mira la situación como algo temporal, no es el momento de imaginar escenarios catastrofistas.

Necesidad de sentirnos útiles:

Desde niños nos han educado para producir, un sistema en el que somos valiosos en la medida en la que somos capaces de producir, de crear valor, desarrollar negocio, cosechar éxitos, etc.

Se nos mide por nuestra productividad, por nuestra capacidad de dar resultados, por nuestra competitividad, esto es por lo que se nos valora y por lo que se nos recompensa.

La actividad profesional nos aporta este sentimiento de utilidad del que nos hemos hecho muy dependiente. Es frecuente, ¡ojo al dato!, que se eche de menos ese pico de estrés y esa agenda repleta de compromisos. Y es que estar tranquilo, en el silencio con uno mismo, oyendo sólo nuestro ruido interior es duro cuando se ha estado durante años tapándolo con una actividad profesional intensa. Ahora es el momento de transitar este momento, aprovéchalo como si fuera oro, date permiso para escúchate, para aburrirte, no huyas del silencio incomodo, de los tiempos muertos, profundiza en tu autoconomiento, se útil para ti y los tuyos.

Necesidad de recompensa y reconocimiento:

Muy relacionado con el punto anterior, el mundo profesional funciona con recompensas: promociones, bonus, participaciones, incrementos salariales, reconocimientos, halagos, premios, etc. Todo esto desaparece y como nos hemos creído que valemos en la medida en la que un Comité de Dirección, accionista o Presidente nos lo reconoce, ¿Qué ocurre? Que hemos depositado, en otros, el poder del valor propio, por lo tanto, cuando la valoración externa desaparece nuestro valor baja, realmente es el mismo pero tu autoestima no lo ve así y nos venimos abajo internamente.

Sentimiento de pertenencia:

Este es una de los puntos que más sufre un directivo en transición profesional. Has formado parte de la empresa desde hace mucho tiempo, has ido creciendo con la empresa, has estado en los momentos buenos y malos, formas parte del equipo que lidera las decisiones y logros importantes, etc. Y al desvincularte de una empresa todo un sistema de referencia, toda la estructura de relaciones se ve afectado y una parte de nuestra identidad personal desaparece… ¡que duro es esto!

Nuestro trabajo es el centro de nuestra vida, alrededor del cual organizamos horarios, rutina, ocio, estilo de vida, relaciones etc.

En caso de un directivo, el sentimiento de pertenencia es doble, por un lado, a la marca y por otro lado al equipo directivo. El sentimiento de pedida también es doble.

Necesidad de seguridad:

Nos quejamos de la rutina, pero aporta mucha tranquilidad. Saber que entras a las 09:00, revisas los mails, revisas la agenda de tareas, a las 11 bajas con Pepito y Fulanito a tomar un café, a las 14:00 bajas a comer al bar de abajo…, el 27 de cada mes recibes la nómina.

Y por mucho que hayas gestionado el cambio en la organización, sentirás esa famosa resistencia al cambio. Moverse en la incertidumbre no es fácil, nos hace sentir inseguros y vulnerables.

Necesidad de Control.

De la necesidad de seguridad pasamos a la necesidad de controlar alguna de las circunstancias que nos rodean, pero la etapa de transición de carrera es una situación nueva, desconocida, seguramente desde hace muchos años no has tenido que elaborar un Curriculum, ni has tenido que preparar una entrevista de trabajo.

Es muy habitual que no sepas por dónde empezar a buscar trabajo y que te sientas paralizado, sin saber muy bien el porque te cuesta tanto ponerte en acción.

Durante el periodo de transición profesional, todos y cada uno de los puntos anteriores se ve afectado de modo drástico, eso explica porque nos sentimos inseguros, menos valiosos, perdidos, culpables, paralizados y desorientados. Acepta estos sentimientos como parte natural del proceso, no los evites, transita por ellos, abrázalos y sigue haciendo tu camino.

Pasar a la acción para una Transición de carrera exitosa

Punto 1. Legitima tus sentimientos

Ya has visto las necesidades y emociones asociadas a perder el puesto de trabajo (ya seas directivo o no) y que seguramente experimentes durante el periodo de transición profesional.

Como te comentaba, un primer paso es aceptar y entender lo que te está pasando, de esta forma podrás observarlo con mayor objetividad, como algo temporal y natural. Y, sobre todo, llegar a verlo como una situación enriquecedora, nueva, de la que aprender sobre ti mismo.

Punto 2. Empoderarte. La actitud es muy importante para buscar empleo

Uno de los problemas, de un directivo al buscar empleo de nuevo, es que siente que está transmitiendo una actitud insegura a los reclutadores y headhunters. Recuerda que eres un director, un headhunter quiere ver en ti confianza, seguridad, energía y pasión.

Tu valor va contigo, tus logros, tus habilidades, tus conocimientos, son tuyos, no son de la empresa de la que te acabas de desvincular, por lo tanto, te acompañarán donde vayas, te pertenecen y te seguirán siendo útiles en tus próximos retos. Confía en ti.

Sentirás vértigo, inseguridad y miedo, es legítimo, pero no por ello es una excusa para no avanzar. El modo cómo percibimos la realidad determina cómo nos enfrentaremos a ella, si ves la búsqueda de empleo como monstruo enorme, complejo, despiadado y desconocido es normal que no sepas por dónde empezar a buscar trabajo y que te sientas perezoso, apático; todo esto, no son más que síntomas del miedo.

Punto 3. Estrategia y Planificación

Estás acostumbrado a diseñar y ejecutar estrategias, elaborar una estrategia te ayudará desmontar esa enorme montaña que es la búsqueda de empleo, te ayudará a retomar el control y a ver la situación con una perspectiva más real.

Punto 4. Desarrollar una rutuna de búsqueda de empleo

Como parte de tu estrategia para buscar trabajo, la creación de nuevos hábitos te allanará el camino. Para ello ve poco a poco, dedica un par de horas al día para buscar trabajo y ve aumentando, gradualmente, según te vayas sintiendo cómodo. Asigna un tiempo y un horario.

Asegúrate de que todas las jornadas asignas tiempo para ti, para el ocio, el deporte, la familia, etc.

Punto 5. Márcate objetivos

¿Qué quieres hacer? ¿Qué tipo de puesto vas a buscar? ¿Cuáles son las alternativas que tienes? ¿Cuáles son tus prioridades por orden de importancia?

Márcate objetivos y plazos para llevar a cabo tu estrategia.

Punto 6. Conócete muy bien (DAFO)

Analiza tu perfil y que está demandando el mercado. Las ofertas de empleo te darán una idea de que se están pidiendo las empresas para tu puesto target. DAFO.

Punto 7. Fórmate durante la transición profesional

Si descubres que el mercado demanda un conocimiento que no tienes o tienes desactualizado, toca reciclarse.

Los idiomas y la tecnología son una apuesta segura.

Punto 10. Afila tus herramientas para empezar a buscar empleo.

Necesitas un Currículum Vitae a la altura de tu perfil, el CV de un director debe transmitir su estatus a través del contenido y de la estética.

Necesitaras una Carta de Presentación que venda y un perfil de Linkedin trabajado a nivel seo para aparecer en búsquedas, que genere engagement y te traiga oportunidades profesionales.

Cómo experto en Consultoría de Carrera, te recomiendo que no escatimes, gana tiempo y eficacia contratando este tipo de servicios de Transición de carrera profesional.

Activa algunos portales de empleo, como por ejemplo Infojobs executive.

Servicios de Transición profesional directivos

Punto 11. Activa a los Headhunter

Seguramente tengas algunos contactos entre los Headhunter, retoma el contacto con ellos para hacerles llegar tu CV, acompañado de una breve Carta de Presentación (cuerpo de mail) donde expongas tu experiencia, perfil, especialización e intereses.

Ayúdate de LinkedIn para localizar y contactar con nuevos headhunter y lleva un registro de actividad.

Punto 12. Networking-contactos

Es habitual que en determinadas posiciones se generen muchos contactos, si has logrado mantener fresca la relación lo tendrás más fácil pues es hora de activarles, usa una estrategia en función del grado de relación.

Genera nuevos contactos a través de Linkedin, no solo headhunter, busca profesionales de tu mismo nivel, nivel superior y perfiles de RRHH.

Un buen habito es quedar con cierta frecuencia para tomar café o comer con tus contactos.

Punto 13. Eventos profesionales

Acude a eventos profesionales en los que pueda haber potenciales clientes o empleadores. Compórtate y preséntate como un profesional en activo, no se trata de buscar trabajo allí, pero si darte a conocer, mostrar tu valor, hacer contactos y seguir siendo visible. Es una buena idea preparar alguna tarjeta de presentación.

Punto 14. Planificación, constancia y rutina productiva

Volvemos al punto inicial. Crear una rutina te ayudará a funcionar en piloto automático, evitando procrastinar.

Preguntas difíciles en las Entrevistas de Trabajo para un directivo en transición de carrera profesional

  • ¿Por qué te interesa este trabajo, si es de menor rango?
  • ¿Cuánto cobrabas en tu anterior empresa?
  • ¿Por qué saliste de la empresa?

¿Por qué te interesa este trabajo, si es de menor rango?

Una de los dilemas de un directivo en transición profesional o búsqueda de empleo es postularse a puestos de menor rango. El problema viene en cómo justificar al reclutador o headhunter que les interesa un puesto de menor rango que el venían desempeñando anteriormente.

Mi recomendación es que te marques prioridades: por ejemplo 6 meses para buscar puestos similares al anterior o superiores, posteriormente simultanear la búsqueda a puestos de rango inferior, para mi debe ser la última opción, pero sin renunciar al puesto que deseas, las prisas, la presión hacen que apuntemos a cualquier puesto, querrás amarrar cuanto antes un nuevo puesto, y seguramente a corto plazo te sirve de placebo, pero es mejor mirar a largo plazo y ser más selectivo.

Si optas a puestos de rango inferior, tendrás que retocar un poco el CV, echa un vistazo a este y a este otro post.

Para justificar que te interesa un puesto de menor rango, muéstrate seguro en la respuesta (llévala muy preparada) y céntrate en lo que sí te ofrece el nuevo puesto, te pongo un ejemplo:

“Mi objetivo es retomar la actividad en el área de ventas, soy un vendedor nato es lo que mejor sé hacer, disfruto con los retos del día a día, el trato con clientes, consiguiendo resultados, haciendo crecer a la empresa. Confió en mi capacidad para demostrar resultados y si surge la oportunidad poder crecer dentro de la empresa. El sector lo conozco (o me interesa mucho su potencial), y vuestra empresa me interesa por….

¿Cuánto cobrabas en tu anterior empresa?

Otro problema con el que me suelo encontrar es cómo hablar de las condiciones económicas, en algunas ocasiones te presentarás a puestos con una retribución inferior a la que tenías antes (antigüedad, resultados, etc. hacen que tu anterior salario fuese alto).

Durante la entrevista siempre te van a preguntar por la cuestión económica, en algunos casos incluso te pueden preguntar por tu salario anterior, en estos casos tienes que ser listo y no contestar directamente, como va resultar inútil esquivar la respuesta tendrás que llevar preparado un intervalo económico según el puesto del que se trate, si crees que a pesar de tomar la referencia económica de los informes salariales de tu sector, crees que te puedes pillar los dedos, puede acompañar tu respuesta de algo del tipo: “el salario es una cuestión relevante pero no la más importante a la hora de tomar una decisión, estoy valorando lo que la empresa puede ofrecerme en su conjunto, me interesa arrancar en una empresa de prestigio y en crecimiento como esta, donde pueda demostrar mi valía, el salario hay que ganarlo con resultados, eso no me asusta”

Tanto quedarse corto (si no te valoras tú, como te va a valorar la empresa) como pasarse de salario (descartado casi directamente), es contraproducente. Eso si tienes que saber cuál es tu límite mínimo, si aceptas un trabajo en el que crees que eres compensado injustamente, te hará sentir igual de mal.

¿Por qué saliste de la empresa?

Ya traté el tema de explicar el motivo del cambio de empresa en este post. Esta pregunta no deja de ser complicada, tienes que adaptar la respuesta en función de tu situación real, pero dándole una capa de maquillaje si la historia ha sido conflictiva o no te beneficia demasiado.

Los principales motivos del despido de un directivo son: desencuentros con el superior, desacuerdo con los valores de la empresa, fin de ciclo, reestructuraciones, amortización de puesto, salidas negociadas, cambio de modelo negocio, compras y fusiones por otra empresa, cambios de los jefes superiores, ahorro de costes.

Casi todos los motivos anteriores son aceptados como dinámica habitual en una empresa, pero evita centrar tu argumento en conflictos o mala relación con tu jefe o cultura de empresa.

Para finalizar. Mi experiencia me dice que un directivo bien preparado da continuidad a su carrera sin problema, es cierto que los tiempos se dilatan al tratarse de posiciones directivas, pero si sabes vender tu potencial encontrarás un nuevo reto. Ya sé que esto es fácil de decir, pero no tan fácil de vivirlo, las transiciones profesionales ofrecen valiosas ventanas de tiempo para invertir en tu propio desarrollo profesional y personal, pero estamos mal preparados para aprovechar estas etapas de transición, tú decides como vivir esta experiencia. Si te sirve de aliento, todos los directivos con los que hemos trabajado en los diferentes servicios de Transición profesional para Directivos, estaban igual de preocupados que tú, pero todos ha encontrado un trabajo conforme a sus expectativas.

Manual busqueda de empleo gratis

Cero spam, podrás darte de baja cuando quieras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *